El piloto asturiano de parabobsleigh tuvo una competición accidentada y finalizó 12º y 14º en las dos pruebas disputadas.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Israel Blanco no ha podido refrendar en la Copa del Mundo de Oberhof (Alemania) las buenas sensaciones que había experimentado hace una semana en Lillehammer (Noruega), donde conquistó una plata y un bronce frente a rivales más experimentados. Esta vez, el piloto asturiano de parabobsleigh se ha quedado lejos del podio tras dos pruebas algo accidentadas.

El sábado fue duodécimo tras completar el recorrido en 1:38.26. Y este domingo ha acabado decimocuarto con un tiempo total de 1:38.69. «Ha sido una semana horrible, los tres días de entrenamientos fueron horrorosos, casi vuelco en cinco de las ocho bajadas que hice y en una de ellas me di un buen golpe. En la primera Copa del Mundo me pegué en la curva cuatro y perdí toda la velocidad», ha relatado.

Un día después tenía otra oportunidad para alcanzar el podio, pero otra vez la misma curva frenó sus aspiraciones. «En la primera bajada quedé en el puesto 12, estaba a 28 centésimas del bronce, así que decidí arriesgar en la siguiente, me la jugué pero me salió mal, de nuevo choqué y al final finalicé el 14», ha lamentado el pionero español de la ‘Fórmula Uno’ del hielo.

«Es una pista que a nadie le gusta, es muy pequeña, una ratonera, es un circuito de luge, no de bobsleigh. Son cóncavas, las paredes son planas y cortas. No hubo manera de hacer nada, aunque me voy contento», ha añadido. Hay que resaltar que Blanco llevaba, hasta la semana pasada, un año sin tener contacto con el trineo por la falta de dinero y se mide a rivales que cuentan con un gran respaldo e infraestructuras para entrenar durante toda la temporada.

Pese a los obstáculos, el deportista corverano no se rinde y quiere continuar su aventura sobre el tobogán helado mientras la economía lo permita. De hecho, está en el aire su participación en la Copa del Mundo y en el Europeo de febrero en St. Moritz (Suiza), así como en el Mundial en Lake Placid (EE.UU.) en marzo.

«En principio no iré a ninguna de las pruebas que quedan porque se me ha acabado el presupuesto que sale de mi bolsillo, así que estoy a la espera de conseguir algo de dinero de la Federación Española de Deportes de Hielo. Me gustaría participar, pero no sé qué pasará», ha apostillado.

(Visited 30 times, 1 visits today)