El granadino, el único palista paralímpico entre los participantes, afronta una temporada crucial para la clasificación de Tokio 2020.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Desde que José Manuel Ruiz descubrió el tenis de mesa con 13 años no ha parado de derribar barreras. La agenesia -falta de desarrollo- congénita en el brazo derecho con la que nació hace 40 años nunca ha sido un obstáculo para llegar a la élite y construir una carrera plagada de éxitos. Mientras persigue la clasificación para sus séptimos Juegos Paralímpicos, el andaluz encara un nuevo reto en su camino, el campeonato de España absoluto en Guadalajara, siendo el único palista paralímpico entre los participantes.

«Estoy acostumbrado a enfrentarme a gente sin discapacidad. Este deporte es de los más inclusivos que hay, solo el nivel deportivo marca en qué categoría compites, no tu condición física, ni tu edad», asegura. De hecho, lleva años disputando la Superdivisión, la máxima categoría del tenis de mesa español. Ahora juega con el Cambados TM gallego, midiéndose a los mejores cada fin de semana.

«Intentaré afianzar las buenas sensaciones de las últimas jornadas de Liga, en la que he jugado de tú a tú con jugadores de gran nivel, como Carlos Machado -el mejor de la historia en España-, ante quien perdí en el quinto set (2-3) de forma muy ajustada. Afronto el campeonato con ilusión y ambición, sin renunciar a nada y yendo partido a partido. Me servirá de preparación para las competiciones donde me voy a jugar el billete para los Juegos», explica.

Para mantenerse en lo más alto, esta temporada Ruiz ha incorporado una psicóloga y un preparador físico a su equipo de trabajo. «Después de un Mundial en el que no logré los resultados esperados decidí retomar la preparación psicológica con Manuela Rodríguez, del Comité Paralímpico Español. Estamos llevando un trabajo para controlar la tensión y la concentración, aspectos en lo que he fallado en los últimos meses. Y en lo físico, trato de adaptarme al cambio de pelota, ahora son más grandes y de otro material que hace que no tenga efecto y que los puntos duren más, algo que afecta a mi tipo de juego», recalca.

Proyecto ‘#7enTokio’

Con el objetivo de seguir ampliando su palmarés, el de Guadix ha lanzado su proyecto ‘#7enTokio’ para captar patrocinios que le permitan dedicarse plenamente al deporte hasta la cita paralímpica dl próximo año. «En mi categoría (Clase 10), mis rivales directos sí son profesionales, juegan en las ligas de sus países y en el circuito internacional absoluto de la ITTF. Si quiero competir en igualdad de condiciones ante ellos, necesito entrenar al más alto nivel y apartar durante año y medio mi labor como docente», afirma Ruiz, que da clases de Educación Física en el Colegio María Zambrano en Granada.

Esta temporada tratará de sumar puntos para el ranking mundial -actualmente es séptimo- en cuatro torneos internacionales (Costa Brava del 20 al 24 de marzo, Eslovenia del 8 al 11 de mayo, Polonia del 30 de mayo al 1 de junio y República Checha del 6 al 8 de septiembre), así como disputar el campeonato de Europa en Helsingborg (Suecia).

«Para llegar a Tokio 2020 hay tres opciones: ganar el oro en el Europeo, quedar entre los cinco primeros del ranking hasta el 30 de abril del próximo año o lograr la única plaza en un torneo preolímpico. También se puede obtener una ‘’Wild Card’, que es una invitación», subraya.

José Manuel Ruiz quiere hacer historia y convertirse en el primer deportista masculino español en participar en siete Juegos Paralímpicos. Desde que debutó en Atlanta 1996 con 17 años no se ha perdido ninguno y fue el abanderado en Río de Janeiro 2016. «Es un orgullo, serán mis últimos Juegos a los que llegue con un nivel competitivo y con opciones de medalla. Todo lo que he logrado ha sido con mucho trabajo y esfuerzo, así que se reconocería la labor que vengo realizando desde que comencé en este deporte. Sería un broche final a mi carrera, una meta a la que muy pocos deportistas pueden llegar», apostilla.

(Visited 54 times, 1 visits today)