El ciclista cordobés alarga su hegemonía en el velódromo de Apeldoorn (Holanda) con un nuevo título mundial en el kilómetro contarreloj C5.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El hambre de victorias de Alfonso Cabello sólo es comparable a su gran capacidad competitiva. El insaciable deportista de La Rambla (Córdoba) se ha enfundado su quinto maillot arco iris tras conquistar un nuevo título de campeón del mundo en el kilómetro contrarreloj en la categoría C5. A sus 25 años, el ciclista español alarga su hegemonía en esta disciplina tras imponer su ley en el velódromo de Apeldoorn (Holanda).

A priori, se preveía un campeonato más igualado por la progresión que habían experimentado algunos de sus rivales más directos. Pero Cabello  volvió a demostrar su potencial y talento para no dar opciones al resto en su prueba fetiche, en la que posee el récord mundial con una marca de 1:01.683, y en la que logró el oro en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y el bronce en Río 2016.

El ‘pistard’ andaluz, que llegaba en uno de sus mejores momentos, arrancó la prueba con fuerza y tras vaciarse sobre la pista, con una velocidad máxima de 55,8 kilómetros por hora, paró el crono en 1:04.414, casi dos segundos más rápido que el británico Blaine Hunt (1:06.406), que se llevó la plata, y que el estadounidense Christopher Murphy, que con 1:06.495 fue bronce. En esta disciplina, el español Pablo Jaramillo terminó en la duodécima posición (01:08.586).

«Estoy súper contento de haber conseguido mi objetivo que era volver a ratificarme como el mejor de mi especialidad logrando el campeonato del mundo. Ha salido todo bien, aunque un poco nervioso porque hubo problemas con el bloque de salida y hubo muchos fallos, con gente que se ha caído, y a pesar de no tener mucha confianza en esa primera pedalada, ha salido un buen tiempo, mi mejor marca a nivel del mar y en un velódromo que no es excesivamente rápido. No es nada fácil lograr cinco títulos mundiales», ha explicado a dxtadaptado.com.

Cabello agranda su leyenda con el quinto título mundial en su carrera, el segundo que consigue en el velódromo holandés, ya que en 2015 también subió al primer peldaño del podio en el mismo oval de madera. Los otros tres los conquistó en Aguascalientes (México) 2014, en Montichiari (Italia) 2016 y en Río de Janeiro (Brasil) 2018.

Aún tiene la opción de ampliar su medallero en el campeonato del mundo de Apeldoorn, ya que el próximo domingo disputará la prueba de velocidad por equipos junto a sus compañeros Eduardo Santas y Amador Granados, siendo una de las opciones más firmes de medalla para la selección española.

(Visited 152 times, 1 visits today)