Ricardo Ten ha sido el gran protagonista con dos oros y un bronce. Eduardo Santas firma dos platas y Alfonso Cabello conquista su quinto maillot arco iris.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El ciclismo paralímpico español ha vuelto a demostrar el gran nivel que atesora tras su buen rendimiento en el Mundial en pista disputado en Apeldoorn (Holanda). La selección dirigida por Félix García Casas ha logrado un botín de seis medallas y buenas sensaciones a poco más de año y medio para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Una de las grandes estrellas de este campeonato ha sido Ricardo Ten, que se ha mostrado imparable y ambicioso para subir al podio en las tres pruebas en las que ha participado. Empezó revalidando el título de campeón del mundo en la persecución C1 y fijando un nuevo récord del mundo (3:50.051). En la segunda jornada se colgó el metal de bronce en el kilómetro contrarreloj con mejor marca (1:16.266) y coronó su brillante actuación con otro oro en el scratch.

Además, batió el récord del mundo en los 200 metros lanzados (12.69 segundos), una disciplina que computaba para la clasificación final del ómnium, prueba de exhibición en este Mundial, en la que también se impuso el ciclista valenciano. «Es una pasada el poder estar a este nivel. Pensaba que sería muy difícil superar lo del año pasado y lo hemos hecho. Estoy muy contento y feliz por todo el trabajo realizado para llegar hasta aquí, todo esto es un regalo y voy a disfrutarlo al máximo», comentó.

A lo más alto del podio subió Alfonso Cabello, el ‘rey’ del kilómetro contrarreloj C5. El ‘pistard’ de La Rambla (Córdoba) se enfundó su quinto maillot arco iris en su prueba fetiche tras parar el crono en 1:04.414, su mejor registro en una competición al nivel del mar. «Estoy súper contento de haber conseguido mi objetivo que era volver a ratificarme como el mejor de mi especialidad logrando el campeonato del mundo. No es nada fácil conseguir cinco títulos mundiales», explicó.

Alfonso Cabello con el maillot arco iris

Y otro español que ha destacado en Apeldoorn ha sido Eduardo Santas, que sumó dos preseas de plata. Enorme el rendimiento del navarro, que se llevó ambos metales en las pruebas de persecución y del kilómetro C3 con su mejor marca, 1:09.553. El ciclista de Tarazona, de 29 años, acumula ya en su palmarés 10 medallas mundiales sobre el velódromo. Santas se quedó a las puertas del podio en el scratch, donde fue quinto, un resultado que le valió para quedar subcampeón en el ómnium.

También quinto terminó el debutante Óscar Higuera en el scratch C5 y el mismo puesto ocupó el tridente formado por Amador Granados, Santas y Cabello en la velocidad por equipos. «Han hecho el tiempo que esperábamos, podemos bajarlo y haciendo 50.2 segundos el año próximo estaríamos en medalla», ha explicado el seleccionador.

Sin medalla se ha marchado el tándem formado por Ignacio Ávila y Joan Font, que quedó quinto en el kilómetro y en sexta posición en la persecución, una prueba en la que lograron el oro en Los Ángeles 2017 y la plata en Río de Janeiro 2018. «El tiempo que hicieron en el kilómetro fue fantástico pero no tuvieron su día en la persecución. La principal causa, la luxación de codo que sufrió Ignacio un mes antes del Mundial y que le tuvo dos semanas con escayola. Soy optimista y positivo, espero que en el siguiente puedan estar en las medallas», ha comentado García Casas.

Una buena noticia ha sido la presencia del tándem femenino integrado por Ginesa ‘Kuki’ López y Mayalen Noriega, que fue 10º en la persecución y 14º en el kilómetro. «La valoración es muy positiva por los resultados y por la suma de puntos conseguidos en nuestra carrera hacia la clasificación para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Las seis medallas nos ratifican como una selección potente, no es fácil con el nivel que hay lograr tres oros», ha añadido el técnico español.

(Visited 45 times, 1 visits today)