Salvo Sergio Ibáñez, noveno en -60 kilos, el resto cae eliminado en el primer combate en Azerbaijan.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La selección española de judo para ciegos no ha podido comenzar de peor manera esta temporada su camino hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. En la primera prueba puntuable del año, los judocas no han rendido al nivel esperado y se han quedado en blanco y con malas sensaciones en el Grand Prix de Baku (Azerbaijan). Salvo Sergio Ibáñez, que ganó un combate, el resto quedó eliminado en la primera ronda.

«La valoración es mala, no puede ser de otra manera. Es la peor competición en mucho tiempo», ha asegurado el seleccionador nacional, Alfonso de Diego. En -60 kilos, el aragonés Ibáñez empezó con buen pie tras vencer por ippon al ruso Vitalii Koriakin, pero en la siguiente eliminatoria se topó con el vigente campeón de Europa, el rumano Florin Bologa, que no dio opción al español. Tampoco pudo en la repesca con el mongolés Yadamdorj Sukhbaatar y acabó en la novena posición.

En la misma categoría, el onubense Borja Pahissa se despidió del torneo a las primeras de cambio tras perder con el georgiano Nukri Migrijanashvili. Tampoco le fue mejor en -66 kilos al madrileño Daniel Gavilán, que cayó con el japonés Yujiro Seto por ippon, ni al andaluz David García, que fue derrotado por el estadounidense Robert Tanaka.

En -73 kilos, Álvaro Gavilán perdió por ippon con el ucraniano Serhii Kotenko, en -81 kilos el sevillano Abel Vázquez cedió ante el cubano Gerardo Rodríguez y en -100 kilos el navarro Íñigo Gerbolés fue derrotado por el estadounidense Benjamin Goodrich.

«Los sorteos no han sido muy favorables, pero no nos podemos quedar en eso. Casi todas las medallas las copan los países del antiguo bloque soviético: Azerbaijan, Georgia, Ucrania y Kazajistán, y estamos lejos de ellos aún. Nos ha faltado actitud y no rendirnos. Queda todavía mucha clasificación, así que depende de nosotros, pero tenemos que dar un cambio grande porque no hemos dado la talla», ha lamentado De Diego.

Los judocas españoles afrontarán a comienzos de julio otra prueba de fuego, el campeonato del mundo en Fort Wayne, Indiana (EE.UU.) y a finales de ese mes tendrán el Europeo en Génova (Italia). La Copa del Mundo en Atyrau (Kazajistán) en septiembre cerrará el curso. En 2020 se disputarán dos competiciones más para saber quiénes consiguen plaza para los Juegos Paralímpicos.

(Visited 21 times, 1 visits today)