Pese a los resultados cosechados en Lituania, la selección masculina se marcha con buenas sensaciones de cara al Preolímpico de julio.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La selección española masculina de goalball ha terminado en la séptima posición en el Torneo Internacional de Vilnius (Lituania), su único test antes de afrontar a principios de julio el Preolímpico en Fort Wayne, Indiana (EE.UU.). Pese a los resultados, con cuatro derrotas ante rivales directos y una victoria, España se marcha con buenas sensaciones de cara a pelear por una plaza para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

En los 40 días que quedan para la cita norteamericana el equipo español tendrá que trabajar duro para corregir fallos y afinar detalles en su puesta a punto si quiere plantar batalla a las potencias mundiales. Los chicos que dirige Paco Monreal no comenzaron bien la competición ante Lituania 1, a la postre medalla de plata, que aprovechó cada error defensivo de los españoles para marcar. Pese a adelantarse en el marcador y después aguantar durante muchos minutos un ajustado 2-3, España cayó por 3-13, con doblete de Félix Vargas y un gol de Nicolás Verdejo.

En el segundo partido le tocaba lidiar con Finlandia, un viejo conocido que se mostró impío ante el bloqueo defensivo español. En ataque la selección estuvo acertada, ya que hacerle ocho goles (cinco de Vargas, dos de Verdejo y uno de Javi Serrato) al conjunto nórdico no es una tarea sencilla, pero en defensa estuvo muy blanda y acabó perdiendo por un contundente 8-17.

España cambió su imagen en el duelo frente a Ucrania, que después conquistaría el torneo. A pesar de llegar al descanso con un 0-4, las sensaciones eran distintas ya que los goles se producían en ocasiones aisladas y con fallos muy puntuales. En la reanudación se vio a un equipo diferente que logró acortar distancias con dos tantos de Vargas y uno de Serrtato (3-4). Pero tres goles seguidos de los ucranianos a falta de dos minutos rompieron la reacción española, dejando el 3-7 final.

En los cruces del quinto al octavo puesto se midió a Canadá y arrancó bien el encuentro para España, con dos goles en los dos primeros lanzamientos. Aunque los canadienses voltearon el marcador y al descanso se llegó con 5-7. Los de Paco Monreal no bajaron los brazos y siguieron apretando, pero tras un intercambio de golpes en el último minuto, Canadá se impuso por 8-9 (cinco goles de Félix Vargas y tres de Javi Serrato).

En el partido por la séptima posición, España afrontaba el choque ante la República Checa con la convicción de mantener la dinámica positiva y lo hizo tras sumar el único triunfo en su mejor partido del torneo. Venció por 7-4 con cuatro goles de Vargas, dos de Serrato y uno de Verdejo.

«A pesar de que los resultados han podido ser mejores, terminamos con buenas sensaciones pues teníamos sólo esta oportunidad y era obligatorio tener que emplearla en dar minutos a todos los jugadores y probar todo lo que tenemos pensado para el Preolímpico. Se logró uno de los objetivos, que era adquirir experiencia frente a rivales fuertes de primer nivel», ha explicado Monreal.

(Visited 156 times, 1 visits today)