La selección española vence a Turquía (33-70) y por primera vez en su historia se clasifica por méritos propios para unos Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com  Imagen: Ilse Schaffers

La selección española femenina de baloncesto en silla de ruedas ha hecho historia tras clasificarse por primera vez por méritos propios para unos Juegos Paralímpicos. Las chicas que dirige Abraham Carrión han firmado su mayor hazaña después de tumbar a Francia (54-31) y a Turquía (33-70) en el Europeo que se disputa en Rotterdam. Tokio 2020 abre sus puertas a unas ‘guerreras’ soñadoras, tenaces y con talento.

Del ostracismo a la gloria. Estar en la cita de Japón es la recompensa a años de penurias, de lágrimas derramadas, de caminos pedregosos y de obstáculos como falta de material, problemas para entrenar o encontrar jugadoras. No hace mucho tiempo ellas mismas asumían los costes de los viajes y de las concentraciones antes de cada competición internacional e incluso se preparaban con partidillos ante sus amigos porque no había dinero para jugar con otras selecciones.

Ha tenido que reinventarse muchas veces, ha sufrido por no tener apoyos ni ser visible, aunque por suerte, todo cambió hace varios años y eso le permitió dar un salto de calidad. España mudó la piel para quitarse poco a poco la vitola de ‘cenicienta’ en cada torneo y el Mundial del verano pasado en Hamburgo -fue séptima tras 24 años sin acudir a un campeonato del mundo- fue el punto de inflexión para creer en sí misma.

En el Europeo tenía que ganar dos de sus cinco partidos para alcanzar el objetivo y ha superado el reto. Después de doblegar el día anterior a Francia, su ‘bestia negra’ histórica, el conjunto español sacó todo su arsenal para arrasar a Turquía en un encuentro que dominó con una actuación coral, transiciones rápidas, defensa pétrea y versatilidad en ataque. Desde el inicio fue un rodillo para volar hacia las semifinales del torneo y sellar el billete de Tokio.

Tras unos minutos de imprecisiones, España, con todas sus jugadoras enchufadas bajo la batuta de Bea Zudaire -sustituyó a Sonia Ruíz, ausente para votar como diputada en el Pleno de la Asamblea Regional de Murcia-, sorprendió al combinado otomano, que se vio desbordado en cada ataque ante la avalancha de juego de las españolas (5-14).

En el segundo cuarto se equilibraron las fuerzas, las turcas presionaron a toda cancha y endosaron un parcial de 4-0. A España le costó encontrar soluciones en ataque, hasta que Lucía Soria, Michell Navarro, Veva Tapia y Vicky Pérez sacaron músculo para mantener una cómoda ventaja (13-24) al descanso.

Los vestuarios no enfriaron el ímpetu de la selección española, que metió una marcha más. La defensa asfixiante ahogaba una y otra vez a las otomanas, con dificultades para circular la pelota y lanzar. España se abrazó a Vicky Pérez, que como buena pistolera de gatillo fácil, perforaba el aro una y otra vez hasta lograr 16 puntos. Sara Revuelta, Zudaire, Tapia, Soria y Agurtzane Egiluz también contribuyeron en la anotación para sentenciar el choque (22-51).

El último cuarto sirvió para que todas disfrutaran de la fiesta, del mayor hito alcanzado hasta la fecha. España, con Vicky Alonso, Michell Navarro y Egiluz sumando puntos, fue un martillo pilón para dejar el resultado en 33-70. Con la bocina final se descorchó el champán y las jugadoras regaron de lágrimas el parqué, pero esta vez eran de alegría.

Por primera vez, España estará en una cita paralímpica por méritos deportivos. Solo participó en Barcelona 92 como país anfitrión cuando apenas tenía tres años de vida por el esfuerzo de Ramón Gisbert -impulsor del basket femenino en silla- y de un grupo de pioneras del que la nueva generación ha heredado el orgullo, la garra y el no darse por vencidas pese a las adversidades.

Con Abraham Carrión y su cuerpo técnico a la cabeza, la gesta se ha cimentado en el trabajo a la sombra, la inteligencia y el desparpajo de Sara Revuelta y de Lourdes Ortega, en la bisoñez de Andrea Santana, en la veteranía y el temple de Judith Núñez, en la batuta y el alma de este equipo con Sonia Ruiz, en la brega y polivalencia de Lucía Soria, en la calidad técnica de Agurtzane Egiluz, en la lectura de juego de Beatriz Zudaire, en la garra y el pundonor de Michell Navarro, en el dominio bajo tableros de Vicky Alonso, en el potencial anotador y calidad de Vicky Pérez y en la envergadura e intimidación de Veva Tapia. Tokio 2020 ya espera a las 12 heroínas españolas.

FICHA TÉCNICA DEL PARTIDO: 

Turquía (33): Seda Kinali (2), Naciye Çakir, Havva Selvihan Gür, (2) Mine Ercan (13), Büsra Ünal (2), Asiye Emuce (4), Selin Sahin, Meryem Tan (5), Rabía Akyürek (2), Ebru Çam, Ebru Göksen y Hatice Atay (3).

España (70): Vicky Pérez (24), Lucía Soria (8), Lourdes Ortega (2), Michell Navarro (7), Judith Núñez (2), Sara Revuelta (2), Vicky Alonso (6), Beatriz Zudaire (7), Agurtzane Egiluz (8), Veva Tapia (6), Andrea Santana y Sonia Ruiz.

Parciales: 5-14, 8-10, 9-27 y 11-19

(Visited 174 times, 1 visits today)