Los ‘mosqueteros’ españoles suman cuatro puntos en la Copa del Mundo de esgrima en silla para el ranking de los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La esgrima española en silla de ruedas lucha por regresar a unos Juegos Paralímpicos y los dos mejores situados para estar en la cita de Tokio 2020 son Begoña Garrido y Álex Prior. Ambos ‘mosqueteros’ no han tenido suerte en la Copa del Mundo celebrada en Varsovia (Polonia) y apenas han sumado puntos para el ranking clasificatorio que se cerrará con el Europeo del próximo año.

El tirador donostiarra, que hace unas semanas conquistó el campeonato de España en las tres armas, finalizó en el puesto 30 en sable. En las poules consiguió dos triunfos ante el japonés Shintaro Kano y el francés Enzo Giorgi, pero cedió con el chino Li Hao, el ruso Oleg Gavrilenkov y el italiano Edoardo Giordan. Pasó a las eliminatorias como quinto y en el tablón de 32 perdió 9-15 con el ruso Viktor Dronov, número siete del mundo. Prior suma cuatro puntos más para el ranking.

«Álex lo tiene muy complicado pero no imposible. Dependerá de sus resultados en la Copas del Mundo. Quedan Ámsterdam (Holanda) en noviembre, Eger (Hungría) en febrero y otra por determinar, más el Europeo que es la última prueba antes de cerrar la clasificación para los Juegos Paralímpicos. Esperamos que lo consiga», ha comentado el seleccionador español, Carlos Soler.

Por su parte, Begoña Garrido tuvo una buena actuación en espada, con dos victorias en las poules frente a la griega Efthymia Vlami y la tailandesa Duean Nakprasit. Fue cuarta de su grupo tras cosechar tres derrotas con la ucraniana Yevheniia Breus, la rusa Anastasiia Prudinnik y la coreana Sunmi Kim. En el tablón de 32 no pudo con la surcoreana Kim y terminó en la posición 23. Con estos cuatro puntos se mantiene en el puesto 30 del ranking.

«Me tocó con la número dos y la cuatro del ranking mundial, así como una rusa muy buena. Fue una poule complicada que salvé gracias a los nuevos entrenamientos que llevo realizando desde marzo. Nunca habíamos pasado de 27 esgrimistas y esta vez éramos 38, así que las sensaciones fueron buenísimas», ha explicado.

La deportista del Valladolid Club Esgrima no tuvo suerte en sable ya que le tocó una poule muy dura con tiradoras que están entre las mejores del mundo y perdió sus cinco asaltos con la tailandesa Nakprasit, la georgiana Tibiashvili, la china Xiujian Wang, la polaca Marta Fidrych y la francesa Birianna Vide para terminar en el puesto 33.

«Fue una poule horrorosa, sé que no lo justifica, pero no pude hacer más, me dejé el alma en la competición y sé que los entrenamientos de sable darán sus frutos para las próximas pruebas. Soy una más entre las mejores y se nota cuando terminas y me felicitan todos los maestros de las competidoras, las cuáles me piden entrenar con ellas y calentar si no estoy en su poule. Considero que voy por buen camino y que las pequeñas piedras que hay solo sirven para fortalecer mi confianza», ha añadido Garrido.

La tiradora vasca acudirá en septiembre al campeonato del mundo en Cheongju (Corea) «por ser la que tiene opciones reales de clasificación para Tokio 2020. Está muy cerca y mantiene sus posibilidades. Estos errores cometidos en esta Copa del Mundo tenemos que pulirlos y así haremos para que en el Mundial pueda hacerlo mejor», ha apostillado Soler.

(Visited 69 times, 1 visits today)