La cacereña levanta 95 kilos y se queda a cuatro de lograr plaza directa provisional para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con sensaciones agridulces se ha marchado Loida Zabala del campeonato del mundo de halterofilia paralímpica en Nur-Sultán (Kazajistán) tras lograr un octavo puesto en la categoría de -50 kilos. La cacereña, bronce en el pasado Europeo, se ha quedado a cuatro kilos de la sexta plaza que daba una plaza directa provisional para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

La deportista de Lósar de la Vera, que unas semanas antes había sufrido problemas de vértigo, empezó la competición con un nulo en 95 kilos. En el segundo intento alzó la barra con ese mismo peso y después aumentó hasta los 100 kilos, pero los jueces no dieron por válido el movimiento. Loida finalizó así como la octava del mundo de 16 participantes. El oro fue para la egipcia Rehab Ahmed (114 kilos), la plata para la china Dandan Hu (113 kilos) y el bronce para la ucraniana Lidiia Soloviova (111 kilos).

«Me he sentido muy bien en la competición e íbamos bien preparados para levantar incluso más de 100. No me ataron bien en los dos primeros intentos, es lo malo de no tener a mi entrenador de siempre allí, a pesar de ello me he centrado muy bien y he levantado 100 kilos sin que me pesaran. Nuevamente la técnica no ha sido perfecta al 100%», ha explicado la haltera.

A la extremeña se le ha escapado el primer tren hacia Tokio 2020 pero aún le queda otra oportunidad para sellar su pasaporte. «Hay tiempo hasta abril para mejorar la marca de cara al ranking mundial para los Juegos, así que seguiremos entrenando al máximo sin descanso. Quiero agradecer especialmente a Ayman que ha estado ayudándome con el calentamiento, al público que ha conseguido levantarme en el segundo levantamiento, a la FEDDF por traerme hasta aquí y a Liberty Seguros, Universo Mujer y Marca Extremadura por apoyarme tanto», ha añadido.

Por su parte, el coordinador español de halterofilia, Domingo García, ha recalcado que la posición de Loida «no está mal pero estoy un poco deprimido porque no salimos de los 95 kilos, una marca antigua. En febrero en Dubai habrá que dar el do de pecho ya que si no, no tendremos ninguna opción de ir a Tokio. La gente viene apretando mucho y la prueba de ello ha sido este Mundial. Tenemos que mejorar, las sensaciones han sido buenas, pero ha fallado en lo que mejor hace, la técnica».

Este miércoles será el turno de Montse Alcoba, que tras cinco años retirada de la competición por maternidad, regresó en 2018 con una medalla de plata en el Europeo de Francia en -86 kilos. La haltera catalana ha bajado de categoría y estará en -73 kilos. «Estoy mejorando, técnicamente me queda por aprender, pero estoy moviendo muchos kilos y en el Mundial espero afianzarme en los 100 kilos, que sería récord de España», ha comentado.

(Visited 74 times, 1 visits today)