El judoca aragonés sube al podio en -66 kilos y da un gran paso hacia Tokio 2020. Álvaro Gavilán es quinto y Daniel Gavilán séptimo.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El judo paralímpico español sigue sacando músculo en cada competición internacional. Tras las dos preseas que consiguió en el campeonato del mundo, esta vez ha cosechado sobre el tatami de Génova una medalla y un quinto puesto en la primera jornada del Europeo. Sergio Ibáñez ha subido al podio tras colgarse el bronce y da así un paso importante hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

A principios de julio, el ‘Fideo’ Ibáñez conquistaba la plata en el Mundial de Fort Wayne-Indiana (Estados Unidos) en su debut en la categoría de -66 kilos y ahora ha demostrado en territorio italiano que aquel resultado no fue flor de un día. El deportista del Judo Club Zaragoza, que se vio obligado a cambiar de peso por problemas de deshidratación y rendimiento, ha vuelto a recuperar la confianza y su mejor versión para asentarse entre los mejores.

El aragonés, de 20 años, arrancó el torneo con una victoria cómoda por ippon ante el portugués Miguel Vieira. En el siguiente combate se vio superado por el azerbaiyano Bayram Mustafayev, campeón del mundo el año pasado. En el camino hacia la medalla tuvo que afrontar una dura repesca, en la que primero venció al turco Kadir Yildirim y al ruso Viktor Rudenko por ippon y en el duelo por el bronce provocó tres shidos (sanciones) al georgiano Giorgi Kaldani.

El sueño de Tokio 2020 está cada vez más cerca para Ibáñez, un judoca que ya hizo historia en diciembre tras lograr una plata en el campeonato de España absoluto ante rivales videntes. «Estoy muy contento porque sabía que había mucho nivel, he tenido que enfrentarme a rivales top y he podido sacar un bronce. Dos competiciones en la nueva categoría y dos medallas, mejor imposible. Ahora hay que seguir apretando, aún quedan tres pruebas y no puedo dormirme porque hay que asegurar la plaza para los Juegos Paralímpicos», ha comentado.

Cerca del podio se ha quedado Álvaro Gavilán, que ya alcanzó el bronce en el Mundial. El madrileño cuajó una buena competición en -73 kilos, comenzó ganando por ippon al lituano Osvaldas Bareikis. Con la misma técnica derrotó al ruso Shakhban Kurbanov y se coló en semifinales, en la que plantó batalla al alemán Nikolai Kornhass, vigente campeón del mundo y bronce en los Juegos de Río 2016, pero acabó cediendo. En la lucha por el bronce cayó con el ucraniano Rufat Mahomedov.

En la misma categoría, el sevillano David García perdió en su debut con el georgiano Bachuki Shelia. En -60 kilos, el onubense Borja Pahissa no tuvo suerte y lesionado tras salírsele el hombro, cedió en el primer combate con el georgiano Nukri Migrijanashvili y no pudo disputar la repesca. Y en -66 kilos Daniel Gavilán acabó séptimo. Ganó por ippon al ruso Artem Merkulov, después perdió con el georgiano Giorgi Kaldani, en la repesca venció al portugués Nuno Rocha y luego no pudo con el azerbaiyano Namig Abasli.

«El nivel es cada vez más alto, hay países que llevan a varios competidores en cada categoría y está difícil sacar resultados, pero estamos contentos con el rendimiento del equipo en esta primera jornada», ha asegurado el seleccionador español Alfonso de Diego. Este sábado será el turno de Marta Arce (-63 kilos), Abel Vázquez (-81 kilos) e Íñigo Gerbolés (-100 kilos).

(Visited 216 times, 1 visits today)