La nadadora tinerfeña vuelve a medirse en la piscina con rivales sin discapacidad y finaliza entre las 11 mejores en 50 braza. Jacobo Garrido también brilla en categoría junior.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con las gafas bien apretadas y su perenne sonrisa, Michelle Alonso aguardaba concentrada al borde de la piscina del CN Terrasa. De nuevo, estaba a punto de hacer historia. Por segundo año consecutivo, la ‘Sirenita’ de Tenerife, con discapacidad intelectual, daba un paso hacia la inclusión en el deporte con su participación en el campeonato de España absoluto de natación. Una vez más ha demostrado no tener límites cuando se lanza al agua.

La canaria ha finalizado la prueba de los 50 metros braza entre las 11 mejores tras parar el crono en 33.32 segundos en la final B, muy cerca de su marca personal, que está en 33.05 lograda en Berlín en 2016. «Estoy muy contenta con el trabajo realizado, lo he dado todo y he disfrutado mucho de esta experiencia ante rivales de gran nivel», ha comentado la nadadora del CN Midayu.

En la piscina deja a un lado su timidez y saca su carácter indomable y la potencia de sus brazadas, algo que ha ido puliendo bajo las directrices de José Luis Guadalupe, su entrenador desde 2009. «Se ha medido con nadadoras que sí saben controlar ritmos, visualizar pruebas, gestionar esfuerzos, el sufrimiento o la presión, habilidades de las que Michelle carece por su discapacidad. Pero lo ha hecho muy bien y le ha venido genial competir en este campeonato para ponerse a punto», ha explicado el técnico.

Ha sido su último test antes de afrontar el Mundial paralímpico que se celebrará en el Centro Acuático Olímpico de Londres del 9 al 15 de septiembre. «Estoy entrenando muy duro junto a mi compañera Judit Rolo, queremos llegar en las mejores condiciones para hacerlo lo mejor posible. Voy a tener un par de meses cargados ya que en octubre tendré el campeonato del mundo INAS (para personas con discapacidad intelectual) en Australia», ha asegurado.

«No sé las marcas que están haciendo las rivales, pero soy ambiciosa y confío en lograr el oro o la plata en los 100 braza y clasificarme para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Me encanta la cultura japonesa, quiero estar allí como sea y repetir medalla», ha apostillado Alonso, que cuenta en su palmarés con dos oros paralímpicos en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016, así como varios títulos de campeona del mundo y de Europa.

Por otro lado, Jacobo Garrido también ha derribado otra barrera al participar en Terrasa en la categoría junior. El deportista del CN Liceo de A Coruña, que nació con el fémur derecho más corto que el izquierdo y con agenesia de peroné, ha terminado en el puesto 19 en los 800 metros libre con un tiempo de 8:56.31, a un segundo del récord de Europa en clase S9 que él mismo ostenta.

El gallego, que este mes cumplirá 17 años y que esta temporada se consagró como el mejor del campeonato de España AXA de Promesas Paralímpicas, también hizo historia al convertirse el año pasado en el primer nadador con discapacidad en conseguir una medalla -un bronce en la prueba de relevo mixto con su club- en el campeonato de España de aguas abiertas. Ahora se prepara para alcanzar el podio en el Mundial y sellar su billete para Tokio 2020.

(Visited 100 times, 1 visits today)