Simón Cruz, Marcela Quinteros, Esther Torres y Francisco Motero disputarán el campeonato del mundo de bádminton paralímpico.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Los volantes de plumas de ganso volarán del 20 al 25 de agosto en el pabellón St. Jakobshalle de Basilea (Suiza), que acogerá el campeonato del mundo de bádminton, la cita más importante de la temporada y al que acudirán cuatro españoles en busca de puntos para seguir escalando posiciones en el ranking de cara a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

El jugador jienense Simón Cruz.

Aunque el reto de clasificar a algún deportista es complicado, Simón Cruz, Marcela Quinteros, Esther Torres y Francisco Motero tratarán de hacer un buen papel y colarse entre los mejores para mantener sus opciones. Tras el Mundial quedarán este año cuatro torneos (Tailandia, China, Dinamarca y Japón) y el siguiente curso tres pruebas más (Brasil, Perú y España) para dilucidar las plazas definitivas.

El más veterano del equipo, Simón Cruz, es consciente de que las posibilidades de lograr un billete para Tokio son escasas, pero no tirar la toalla y luchar hasta el final lo lleva en su ADN. «Tengo que ir al máximo, a darlo todo en cada punto. En el ranking de los Juegos estoy en el puesto 11 y sólo acuden los ocho primeros. Esto es una carrera de fondo, quedan competiciones y no pierdo la esperanza. Pase lo que pase voy a continuar hasta el último torneo», ha asegurado.

La valenciana Marcela Quinteros. Fuente: Badminton Europe

El jienense, que cuenta con siete medallas en europeos (un oro, tres platas y tres bronces) y una plata en un campeonato del mundo, llega con buenas sensaciones. «Es mi séptimo Mundial consecutivo, algo que nadie ha hecho en mi categoría, SL3, una de las que más nivel tiene. El objetivo es meterme en octavos de final y siendo ambicioso, estar entre los ocho mejores. Probablemente, no seguiré en el bádminton a este nivel, supone un desgaste físico, mental y económico muy grande, así que tengo que exigirme para terminar el camino hacia Tokio. Si no lo logro, no pasa nada, pero lo habré dado todo», ha apostillado.

En la categoría WH2 (deportistas en silla de ruedas) estará Marcela Quinteros, que esta temporada ha firmado un Top 8 en las pruebas internacionales de Dubai, Turquía y Canadá. «Llego muy ilusionada, confiada y con muchas ganas de seguir arriba, de pelear cada punto y de disfrutar la oportunidad de participar en un Mundial. Estamos poniendo toda la carne en el asador, el nivel está subiendo y nadie va a regalar nada», ha explicado.

La valenciana, que figura entre las ocho mejores del ranking mundial y la segunda a nivel europeo, espera dar un salto en la clasificación que le mantenga en la pelea por Tokio 2020. «Tengo que estar muy concentrada, apretar los dientes, hacer mi juego, estar a tope en cada partido y no tenerle miedo a la rival que tenga enfrente. Espero tener un poco de suerte en el sorteo, me gustaría subir un par de plazas más para seguir teniendo oportunidades», ha apuntado.

El onubense Francisco Motero.

Otro debutante mundialista será Francisco Motero (WH1), onubense afincado en Toledo que apenas lleva dos años con la raqueta y el volante. En Navidad hará cuatro años del accidente de tráfico que sufrió con la moto y que le dejó una lesión medular. «En el Hospital Nacional de Parapléjicos empecé con el tenis de mesa pero vi a varias personas jugar al bádminton y me llamó la atención. Cuando lo probé me enganchó», ha recalcado.

El jugador andaluz, vigente campeón de España, competirá en individual, dobles y dobles mixto: «Estoy muy contento con los resultados que voy obteniendo pese a llevar poco tiempo. Ahora llega un desafío mayor, mi primer Mundial, al que voy con mucha ilusión, ganas y respeto, será difícil. Si paso de la fase de grupos en cualquiera de las modalidades estaría muy satisfecho. Quiero disfrutar de la experiencia y continuar progresando».

(Visited 51 times, 1 visits today)