El palista español finaliza séptimo en canoa VL2 en el Mundial de Szeged (Hungría) y estará en los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Un año estuvo visitando cada día el hospital para rehabilitarse de la lesión medular que sufrió tras una caída desde 15 metros de altura mientras escalaba. Pero para Higinio Rivero, inquieto y apasionado del deporte, eso era insuficiente. Recuperó la ilusión y la motivación con la piragua y a base de tesón, trabajo y talento, seis años después del accidente se ha clasificado para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

El palista bilbaíno ha sido séptimo en el Mundial de Szeged (Hungría) y ha logrado uno de los pasaportes en categoría VL2 200 metros (pueden mover los brazos, pero sólo parcialmente las piernas y el tronco). En el histórico campo de regatas magiar no flaqueó en ninguna de las pruebas -eliminatoria, semifinales y final- y aunque no alcanzó el podio, la séptima posición le deja un sabor muy dulce en el paladar ya que le otorga una plaza directa para la cita japonesa del próximo año.

Tenía que estar entre los seis primeros países clasificados y cómo delante de él hubo dos húngaros, el último billete se lo llevó el español tras ser séptimo con 54.32 segundos. El brasileño Luis Carlos Cardoso (oro), Norberto Mourao (plata) y Jakub Tokarz (bronce) se colgaron los metales. «Me va a costar unos días asimilarlo. Ha sido muy duro, me ha costado mucho, vengo de estar enfermo con placas en las amígdalas, tomando antibióticos y no llegaba al 100%. Pero supe meterme en la competición y cuando alcancé la final, sabía que podía lograrlo», ha relatado.

Higinio Rivero durante el Mundial. Fuente: RFEP

«Me he visto bien, no me he desgastado en las regatas, no quise forzar en las primeras para llegar con fuerza a la final, en la que traté de apretar desde el principio, pero no me favoreció ir por la calle uno, ya que me daba el viento y favorecía a las calles centrales. Pero estoy muy contento y feliz, es un sueño cumplido», ha recalcado.

Campeón del mundo en 2016 y 2017 en la modalidad de maratón, Rivero decidió cambiar a la disciplina de sprint porque le seducía la idea de estar en unos Juegos. Tras dos años de esfuerzo, perseverancia y exigente preparación, ha superado el reto. «Ahora tengo un año para preparar los Juegos, iré al Mundial del año que viene con más tranquilidad y sin preocupación, el objetivo será pelear por las medallas en Tokio, soy ambicioso y no lo descarto», ha añadido.

Otro deportista que tiene muchas opciones de sellar su clasificación en este Mundial es Juan Antonio Valle en kayak KL3. El palista del Iuxtanam Monteoro de Mérida terminó en segunda posición en semifinales con un registro de 40.68 segundos y este sábado disputará la final. El único piragüista que ha representado a España en unos Juegos Paralímpicos, Javier Reja, no tuvo suerte y quedó lejos de los mejores. El sevillano acabó noveno en la final B en canoa VL3.

El resto de españoles no consiguió alcanzar las finales. En KL1, Adrián Castaño fue sexto en semifinales y en KL3 el gallego Adrián Mosquera finalizó cuarto en semis y estará el sábado en la final B. Mientras que en categoría femenina, Silvia Elvira, que regresaba a un campeonato internacional tras tres años sin competir, solo pudo colarse en semifinales en KL3, al igual que la extremeña Inés Felipe en KL2.

(Visited 748 times, 1 visits today)