El palista de Getxo firma una gran actuación en Linz-Ottensheim (Austria) y se queda a 15 segundos del bronce en la categoría PR2 M1x.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con cada palada de ilusión y tesón, Jorge Pineda confirma que se ha convertido en la nueva referencia del remo adaptado español. Con poco rodaje en pruebas internacionales, el palista de 22 años de Getxo (Vizcaya) ha brillado en aguas de Linz-Ottensheim (Austria) tras alcanzar un meritorio cuarto puesto en el Mundial en la categoría PR2 M1x, mejorando así la octava posición que logró el año pasado en Bulgaria.

El deportista bilbaíno, dirigido por Chus Bermúdez, ha realizado una competición de menos a más. Fue tercero en su serie clasificatoria con 9:57.140, un tiempo que mejoró en la repesca (9:28.090) para acceder a la final, en la que Pineda volvió a mostrar su potencial para colarse entre los cuatro mejores del mundo tras completar los 2.000 metros del recorrido en 9:26.880. Se ha quedado a menos de 15 segundos del bronce que se llevó el italiano Daniele Stefanoni.

«Mi objetivo era entrar en el Top 4 y recortar la distancia con mis rivales respecto a la regata de Gavirate del pasado mes de mayo, así que he conseguido las dos cosas. Estoy contento porque cada día voy a más y todavía tengo mucho que dar. El italiano antes me sacaba más de un minuto y ahora solo 15 segundos, habiendo hecho dos regatas más que él porque también participé en el dobles», ha explicado.

Una pena que esta modalidad individual se haya quedado fuera del programa paralímpico porque el remero vasco está en condiciones de pelear por las medallas en los Juegos. La prueba que sí estará en Tokio 2020 es el PR2 Doble Sculls Mixto, en la que Pineda también compitió formando pareja con la extremeña Inés Felipe -era la primera vez que participaba en un campeonato de remo- aunque sin suerte.

Con solo 15 días de entrenamientos en el Centro Especializado de Alto Rendimiento de La Cartuja (Sevilla), la dupla española no pudo hacerse con una de las ocho plazas directas para la cita japonesa del próximo año. Sin embargo, tendrán una nueva oportunidad el próximo mes de mayo en un Preolímpico con dos billetes en juego.

«Éramos la pareja con menos rodaje de todas, era nuestra primera competición, podemos progresar mucho, tenemos ganas de hacer las cosas bien y vamos a ir a por la clasificación para Tokio. Agradezco mucho la labor de mi entrenadora, de mi preparador físico Fernando Suances, del club de Getxo y de la Federación Española. Espero que esto solo haya sido el comienzo», ha añadido.

(Visited 534 times, 1 visits today)