Nadie en la historia del ciclismo español ha logrado en una misma temporada ser campeón del mundo en ambas disciplinas y en Emmen (Holanda) el valenciano puede ser el primero.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

En la piscina lo ganó todo durante dos décadas (seis medallas en los Juegos y 29 entre europeos y mundiales) y en apenas tres años con la bicicleta, Ricardo Ten se ha convertido en el mejor de la categoría C1. Esta temporada ha conquistado la Copa del Mundo pero el insaciable ciclista valenciano no se conforma y quiere más. En unos días estará en Emmen (Holanda), donde puede convertirse en el primer español de la historia en ser campeón mundial en el velódromo y en la carretera en un mismo año.

El tándem Ignacio Ávila-Joan Font también tiene ese doblete pero lo consiguió en años distintos: oro en ruta en Nottwill (Suiza) 2015 y en Maniago (Italia) 2018 así como en persecución en Los Ángeles 2017. «Soy muy optimista, me encuentro en un estado de forma muy bueno, llevo poco tiempo en este deporte y sería una ilusión muy grande llevar el maillot arco iris tanto en pista como en carretera. Todo está yendo más rápido de lo que esperaba, pero lo estoy disfrutando y no me pongo límites», ha asegurado.

Ten con el maillot arco iris en pista. Fuente: UCI

Sobre las dos ruedas derribó el primer obstáculo de su vida tras salir del hospital después del accidente que sufrió con ocho años, cuando un cable de alta tensión que rozó en una casa de campo le dejó el 75% de su cuerpo quemado y una amputación de los dos brazos y una pierna. Ya desde pequeño se manejaba con habilidad sobre la bici y 35 años después es una de las referencias de la selección española.

El pasado mes de marzo brilló en el Mundial de Apeldoorn con dos oros en scratch y en persecución, con récord del mundo incluido (3:50.051), y un bronce en el kilómetro con su mejor marca (1:16.266). Ahora, tras llevarse la general de la Copa del Mundo y liderar el ranking UCI, va lanzado a por el oro en territorio holandés. «El secreto de mi rendimiento está en que no tengo presión, ya cumplí en el velódromo y todo lo que venga será un regalo», ha recalcado.

Su exigente preparación este verano en Sierra Nevada está dando sus frutos y pese a sufrir una caída hace unos días en Valencia, se ve fuerte y listo para luchar por las medallas. «Nos está saliendo todo muy bien, en Baie-Comeau (Canadá) me sentí muy fuerte y las sensaciones fueron muy buenas. He tenido un pequeño percance, me caí en un entrenamiento y tenía dolor lumbar, en una zona en la que arrastraba una lesión de cuando era nadador con una hernia. Me ha tratado el servicio médico del Comité Paralímpico Español y de la Federación de Ciclismo, ya no tengo molestias y voy a llegar a tope», ha asegurado.

Ricardo Ten en una competición. Fuente: RFEC

En unos días regresará a Emmen, «el lugar donde debuté internacionalmente y gané un bronce, así que será especial». Ten se ve un punto más fuerte en la ruta, en la que solo competirán los C1: «Eso me da bastante soltura en el grupo porque solo te encargas de vigilar a los tuyos, rodamos más fácil con un pelotón pequeño de 20 o 25 ciclistas que cuando vas junto con los C2 y C3 ya que es más peligroso y suelen pasar cosas. Me veo capacitado para pelear por estar en el podio».

Su meteórica progresión y currículum en estos tres años demuestra que lo suyo no es flor de un día y es consciente de que se ha convertido en uno de los favoritos. «En la última prueba de la Copa del Mundo notaba cómo los rivales estaban más pendientes de mí, no intentaron escaparse y se quedaban a mi rueda. Será complicado porque habrá más vigilancia, pero daré lo mejor de mí para sacar un buen resultado. Además, contar en C1 con la presencia de Juanjo Méndez será importante para hacer un trabajo de equipo y no sobrecargarnos», ha explicado.

Y en la contrarreloj, la prueba que más está entrenando «porque me viene bien para la persecución en la pista», cada vez se siente mejor. «Tendré a rivales duros como el campeón del mundo, el alemán Michael Tauber, el canadiense Ross Wilson y los ciclistas chinos porque siempre son una incógnita, aparecen directamente en un Mundial y no sabes a qué atenerte porque no tienes referencias de ellos», ha añadido Ten, un deportista con mayúsculas.

(Visited 81 times, 1 visits today)