El ciclista valenciano se convierte en el primer español en ganar en una misma temporada un oro en los mundiales de pista y de carretera. Eduardo Santas, bronce en C3.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Se marchó de los Juegos Paralímpicos de Río 2016 decepcionado y cansado de la piscina, en la que se había labrado un lucido palmarés tras dos décadas en la élite de la natación. Ricardo Ten quería volver a divertirse con el deporte, se atrevió a dar un paso más, a explorar sus límites, a soñar y retomó su afición por la bicicleta. En solo tres años se ha erigido en un ciclista todoterreno, con apetito voraz y coleccionista de medallas. Su última conquista, el oro en la categoría C1 en el Mundial de Emmen (Holanda). Brutal actuación del ‘novato’ sin techo.

Tras quedarse a las puertas del podio en la contrarreloj hace dos días, este sábado ha demostrado su potencial y ambición para imponerse en la prueba en ruta sobre el asfalto holandés. El valenciano, que ya había ganado dos preseas doradas en el velódromo de Apeldoorn en marzo, se convierte así en el primer ciclista español en enfundarse el maillot arco iris en los mundiales de pista y de carretera en una misma temporada.

Ricardo Ten antes de entrar en la meta. Fuente; RFEC

“Ha sido espectacular e increíble, todavía no me lo creo. Ganar siempre es bonito, pero hacerlo de esta forma es lo máximo. Ha sido una carrera peligrosa ya que competíamos juntos los C1, C2 y C3, 82 bicicletas, con una parte del recorrido muy técnico y sobre adoquín, era complicado. Los C3 salieron como bestias para romper el grupo y no tener imprevistos de caídas y fue peor porque todos intentaban agarrarse a ellos para no soltarse”, ha relatado.

Ten lanzó un poderoso ataque en la vuelta final y se marchó solo hacia la victoria. “Hubo muchas caídas y enganchones, era peligroso, pero conseguimos llegar tres corredores C1, el podio lo teníamos asegurado, pero no quería llegar al sprint con ellos porque uno de mis rivales es muy veloz. En la última vuelta me puse por delante, hice el tramo de curvas lo más rápido posible, no abrí hueco hasta un segundo intento y gané por delante de los C2 y C3”, ha añadido.

Con la bici superó el primer obstáculo de su vida tras salir del hospital después del accidente que sufrió con ocho años, cuando un cable de alta tensión que rozó en una casa de campo le dejó el 75% de su cuerpo quemado y una amputación de los dos brazos y una pierna. Y sobre las dos ruedas ha escrito una página dorada en el deporte paralímpico español.

El navarro Eduardo Santas. Fuente: RFEC

También ha subido al podio Eduardo Santas (C3) tras una gran remontada ya que se vio penalizado por una caída que hubo en la última curva. “Ha sido una llegada muy ajustada y muy loca. Hemos entrado cuatro ciclistas prácticamente a la par. Por centímetros no he ganado, ha sido de foto finish”, ha comentado el navarro, que suma su undécima medalla mundial entre el velódromo y la carretera. “Ha sido un año magnífico, he hecho un montón de medallas en la Copa del Mundo y he subido al podio tanto en el Mundial de pista como en este. Estoy muy feliz”, ha apostillado.

La jornada había comenzado de forma brillante con la plata del tándem formado por Adolfo Bellido y Noel Martín. Otro resultado destacable para la selección española ha sido la quinta posición de Óscar Higuera en la clase C4 tras una rápida prueba que se ha decidido al sprint. En C2, Maurice Eckhard ha finalizado 13º, mientras que Juanjo Méndez en C1 y Amador Granados en C3 han terminado en 15º y 19º posición respectivamente.

(Visited 57 times, 1 visits today)