El cordobés conquista la medalla de plata en el kilómetro contrarreloj del campeonato de España absoluto de ciclismo en pista.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com
En una carrera de ciclismo escolar en Pozoblanco (Córdoba) la gente le miraba con condescendencia y los niños a los que se enfrentaba, lo hacían con miedo a que los tirase al suelo. Con 9 años, Alfonso Cabello se presentó a la prueba con una bicicleta sin adaptación -nació sin antebrazo izquierdo- ni freno delantero. Ganó a todos y ahí empezó a creer en que podía cumplir cualquier reto que se propusiera. Cinco oros mundiales y tres preseas paralímpicas lucen en su palmarés. Ahora acaba de añadir otra hazaña más, una plata en el campeonato de España absoluto.

La temporada pasada ya hizo historia tras ganar un bronce en el velódromo Luis Puig de Valencia frente a los mejores ‘pistards’ y este año ha subido un peldaño más en el mismo escenario para agrandar su leyenda. Arropado por el público, el deportista de La Rambla firmó el segundo mejor tiempo de todos los participantes con 1:04.271, solo superado por Pepe Moreno (1:03.808). Sin duda, el mejor regalo para celebrar sus 26 años recién cumplidos.

«Me he sentido muy bien, venía con buenas sensaciones porque, aunque había hecho muchos kilómetros con la bici de carretera, apenas llevaba unas semanas de entrenamientos en la pista. No pensaba que me iba a salir así, es prácticamente mi mejor marca a nivel del mar, en un velódromo de cemento con un 75% de humedad, unas condiciones poco idóneas para hacer registros personales. Estoy muy contento, esto me da esperanza para pensar en que puedo mejorar y pulir mucho de cara a Tokio 2020», ha explicado a dxtadaptado.com.

Alfonso Cabello, Pepe Moreno y Ekain Jiménez. Fuente: RFEC

Aunque llevaba casi seis meses sin pisar la pista, se preparó durante tres semanas entre Galapagar (Madrid), Tafalla (Navarra) y Horta (Barcelona). El año pasado el campeonato nacional era algo prioritario para él, pero esta edición la afrontaba más relajado, como puesta a punto y como un ensayo para poner en práctica los cambios que ha llevado a cabo en sus entrenamientos. En un nuevo ejemplo de superación e inclusión, Cabello ha superado con brillantez otro desafío en su carrera.

«Me he quedado a cuatro décimas del ganador, he logrado una victoria personal, deportiva y social. No hay que olvidar que me enfrento a los mejores de España midiéndome de tú a tú sin importar las distintas capacidades que tenemos. Una vez más he demostrado que los límites no existen y que las barreras están para superarlas», ha añadido.

Un éxito más que añade a su gran currículum, en el que figuran un oro en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, bronce en individual y por equipos en Río de Janeiro 2016, así como cinco títulos de campeón mundial (2014, 2015, 2016, 2018 y 2019) y poseedor del récord del mundo (1:01.683). Con pedaladas de humildad, determinación, perseverancia y trabajo sigue escribiendo gestas en el deporte español.

Esta competición supone el pistoletazo de salida a un curso que se prevé exigente ya que el ciclista cordobés tiene entre ceja y ceja dos objetivos: el Mundial de Milton (Canadá) en enero, donde luchará por mantener su hegemonía en la categoría C5 y los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. «El test para ver si habían funcionado los pequeños cambios y experimentos que había realizado durante este verano ha resultado favorable, me ha llenado de energía, de tranquilidad y de ilusión para afrontar lo que se avecina», ha recalcado.

(Visited 62 times, 1 visits today)