España acude con Borja Pahissa, Daniel Gavilán, Sergio Ibáñez, David García, Álvaro Gavilán, Íñigo Gerbolés, Marta Arce y Carmen Herrera.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El judo español para ciegos prosigue su camino hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 con una nueva parada, la última de la temporada, en el Grand Prix de Tashkent (Uzbekistán). Para el próximo año quedarán solo dos pruebas, en Inglaterra en abril y en Baku (Azerbaiyán) en mayo para que cierre el ranking y se diluciden las plazas que obtiene España para la cita en la capital japonesa.

Sergio Ibáñez durante un combate.

Uno de los que más opciones tiene de sacar su billete es Sergio Ibáñez, séptimo en la clasificación de -66 kilos. El zaragozano está completando un curso brillante, con una plata en el Mundial IBSA en Fort Wayne-Indiana (EE.UU.) y un bronce en Génova (Italia). «Llega en un gran estado de forma, si mantiene el nivel de las últimas competiciones estará luchando por conseguir medalla», ha asegurado el seleccionador nacional, Alfonso de Diego.

En la misma categoría estará el sevillano David García, que «vuelve a su peso anterior, antes estuvo en uno superior porque no había hueco para él, confío en que pase alguna ronda en este torneo», ha añadido el técnico español. Otro que cambia de clase es Daniel Gavilán, que ha bajado hasta -60 kilos. «En verano me dijo que quería probar, es una incógnita porque lleva nueve años sin participar en ese peso. Y tendrá que sacar muchos puntos en las tres pruebas que quedan si quiere tener alguna opción de ir a Tokio», ha comentado.

Uno de sus rivales será el onubense Borja Pahissa, quinto en el pasado Mundial y que ya se ha recuperado de la lesión de hombro que le impidió pelear por las preseas en el campeonato de Europa. En -73 kilos competirá el madrileño Álvaro Gavilán, «está muy fuerte entrenando, le salió bien el Mundial con un bronce y el Europeo con una quinta posición. Si mantiene esa línea de regularidad es uno de los que opta a medalla en Uzbekistán».

En -100 kilos estará el navarro Íñigo Gerbolés, un judoca que a nivel físico «está entre los mejores, pero en lo psicológico no es capaz de aguantar ni de gestionar la presión en competición y siempre acaba desinflándose. Espero que pueda romper esa barrera y esté arriba».

La judoca malagueña Carmen Herrera. Fuente: Judo Cambrils

En categoría femenina habrá dos representantes españolas. Por un lado, Marta Arce (-63 kilos), que volvió a competir con un quinto puesto en el Europeo tras ocho meses lesionada del cruzado anterior de la rodilla izquierda. «En Génova se vio que en su categoría hay algunas chicas que están un peldaño por encima de ella pero hay otras a las que puede ganar. Está a un nivel alto para luchar por estar en la final o por llevarse el bronce», ha añadido De Diego.

Y por otro destaca la presencia de Carmen Herrera (-70 kilos), que regresa a una competición internacional después de retirarse en marzo de 2016. La malagueña ha vuelto a enfundarse el judogi con el objetivo de disfrutar de su gran pasión y de intentar clasificarse para Tokio 2020. «En la concentración que tuvimos en agosto la vimos mejor de lo que esperábamos, hizo combates con rivales de pesos más ligeros, pero no sabemos cómo estará para competir, su rendimiento es una incógnita», ha subrayado el seleccionador.

Carmen Herrera desempolva el judogi y regresa al tatami

(Visited 201 times, 1 visits today)