La vallisoletana cae en el combate por el bronce en el Grand Prix de judo en Tashkent. La malagueña regresa al tatami con buenas sensaciones.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

No ha tenido suerte la selección española de judo para ciegos en su última competición del año con el Grand Prix de Tashkent (Uzbekistán). Si en la primera jornada Sergio Ibáñez y Daniel Gavilán rozaron el podio, ahora ha sido Marta Arce la que se ha quedado a las puertas de las medallas. La vallisoletana (-63 kilos) ha finalizado en la quinta posición tras perder el combate por el bronce.

Después de toda una temporada en el dique seco tras ser operada de la rodilla, regresó en el pasado Europeo y pese al poco ritmo de competición demostró su buen nivel con un quinto puesto. El mismo resultado ha obtenido en territorio uzbeko, después de que se le escapase la presea. La triple medallista paralímpica -platas en Atenas 2004 y Pekín 2008 y bronce en Londres 2012- se estrenó con un triunfo por ippon frente a la sueca Nicolina Pernheim, cabeza de serie número uno del torneo.

En semifinales no pudo con la judoca local, Nafisa Sheripboeva. Y en la lucha por el bronce cayó con la rusa Aminat Magomedova. Por su parte, Herrera (-70 kilos) volvía a enfundarse el judogi tras más de tres años sin competir, ya que dijo adiós en 2016. La malagueña debutó con una victoria por ippon ante la griega Theodora Paschalidou. Después fue derrotada por la uzbeka Vasila Aliboeva y en la repesca ganó por ippon a la croata Lucija Breskovic y luego perdió con la japonesa Kazusa Ogawa, para acabar en la séptima plaza.

«Después de tanto tiempo retirada, las sensaciones han sido buenas. Estoy contenta con mi participación, en lo general ha sido muy positivo a pesar de que perdí el último combate de la repesca y me dejó mal sabor de boca. Pienso seguir entrenando y compitiendo, tengo mucho trabajo por delante», ha asegurado la andaluza.

Y en -100 kilos, Íñigo Gerbolés cayó con el estadounidense Benjamin Goodrich, que le tiene tomada la medida al navarro en sus últimos enfrentamientos. Tampoco pudo hacer nada en la repesca con el uzbeko Sharif Khalilov. A los judocas españoles ya solo les quedan dos pruebas puntuables para el ranking el próximo año en Inglaterra y en Baku (Azerbaiyán), para saber si obtienen plaza para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

(Visited 57 times, 1 visits today)