El atleta catalán se queda a dos segundos del podio en territorio alemán y Rafa Botello ha finalizado en el puesto 15.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

A dos segundos de las medallas se ha quedado Jordi Madera en la maratón de Berlín para atletas en silla de ruedas. El barcelonés ha demostrado un gran nivel para finalizar los 42 kilómetros en la sexta posición y mantener su regularidad en la élite. Por su parte, Rafa Botello ha terminado en el puesto 15.

Con el cielo gris y la amenaza de lluvia arrancó la prueba con una salida muy rápida donde los corredores marcaron ritmos muy altos. «Tras una curva a los 2,5 kilómetros llegaba un recta larga y ahí es donde se escapó el suizo Marcel Hug y el británico David Weir. Nosotros íbamos en un grupo grande por detrás. A partir del kilómetro 13 empezaron a caer gotas finas y estuve toda la carrera con tensión por miedo a que no me agarrase el guante al aro para poderme impulsar», ha relatado Madera.

A falta de 10 kilómetros una decena de atletas se disputarían el segundo y el tercer puesto. «La llega tenía cinco curvas peligrosas, la gente que tiene un mayor control abdominal las toman de forma más agresiva, pero hay que tener precaución para no verse implicado en ningún percance. En la última curva estaba situado atrás pero pude adelantar tres posiciones para entrar en meta casi con el mismo tiempo del quinto corredor», ha explicado.

El catalán firmó un tiempo de 1:31.48, a dos segundos del canadiense Brent Lakatos, que se colgó el bronce. La plata fue para el británico David Weir y el oro para el suizo Hug. «Estoy contento porque en carreras tan tácticas y ante rivales con menor discapacidad y con materiales más evolucionados, es todo un logro. Otra Majors que acabo entre los diez primeros, eso quiere decir que el trabajo lo estoy haciendo bien y que soy un atleta muy regular», ha añadido Madera, que esta temporada fue séptimo en Boston y en el Mundial de Londres.

No tuvo un buen día Rafa Botello, que ha terminado en el puesto 15 con un registro de 1:40.49. «Como viene siendo habitual en el último año, sufriendo mucho desde el inicio pero aguantando a cola de grupo. Ha sido pasar el kilómetro 5 y me he quedado descolgado del grupo de 14 atletas. Sin motivación decidí aflojar e ir solo sin mirar el reloj. Siempre espero más de mí y sé que por obligación debo estar delante, pero cuando las cosas no salen como uno quiere, toca esperar a que todo vuelva a su lugar», ha lamentado. La siguiente carrera será en dos semanas en Chicago.

(Visited 46 times, 1 visits today)