La selección española de rugby en silla cae por 37-38 frente a Italia en el partido por el tercer y cuarto puesto.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Varios de sus jugadores apenas llevan un año entrenando, otros disfrutan entre placajes y ensayos desde hace cinco años. Pese a su bisoñez, la selección española de rugby en silla de ruedas ha ofrecido una buena imagen en su bautismo en competición oficial. Los ‘leones’ han rozado la medalla de bronce en el Europeo C disputado en el polideportivo Hermanos Cechini de Oviedo tras caer en el partido por el tercer y cuarto puesto frente a Italia por un ajustado 37-38.

Los pupilos de Nicolás Coste llegaban al torneo cargados de ilusión y de confianza para pelear con tres rivales más rodados y que cuentan con un gran bagaje en pruebas continentales. Pero antes de empezar el campeonato, España sufrió un revés ya que todos los jugadores tenían que pasar por una clasificación funcional en base a su grado de discapacidad que va desde 0.5 a 3.5 puntos y cada equipo no puede superar los ocho puntos en la cancha. Hasta siete deportistas sufrieron cambios en su puntuación que trastocaron todos los planes y el trabajo de la selección.

Los ‘leones’ sobre ruedas en el Europeo. Fuente: FEDDF

Pese a ello, el combinado español se entregó sobre el parqué en cada partido y dejó detalles de calidad en su primera prueba de fuego internacional. Acusó en exceso los nervios del debut y aunque plantó cara a Israel, perdió por 37-48. Marc Subirón dejó su huella tras anotar el primer gol oficial de España en rugby en silla. En el segundo choque, la veteranía, la superioridad física y el oficio de Italia tumbaron a ‘La Roja’ por un contundente 26-46.

En el último encuentro de la liguilla España mejoró su versión y por momentos tuteó a la potente República Checa, aunque cedió por 33-41. Apenas unas horas después volvió a medirse al conjunto checo en las semifinales, aguantó bien en el primer cuarto, pero en los siguientes periodos el equipo centroeuropeo demostró estar más curtido en estas lides y se llevó el triunfo por 33-49.

En la lucha por el bronce España jugó su mejor partido del Europeo ante Italia, llegó a ir ganando en varias fases del duelo por una diferencia de hasta cinco puntos, pero la efervescencia española bajó y la escuadra transalpina lo aprovechó con su velocidad y ataques rápidos para darle la vuelta al marcador. En el arranque, los ‘leones’ sobre ruedas mantenían una buena renta (11-8) comandados por Marc Subirón (seis goles), Edgar Escolán (cuatro) y Javier Quiles (un gol).

Al descanso, los de Nicolás Coste ampliaron la diferencia (21-17) con ese tridente y con Demetrio González como protagonistas en el apartado anotador. Siguió el mismo guión en la reanudación, Subirón, Escolán y Quiles golpeaban para situar el 26-21 en el luminoso, pero tras encadenar varios errores, los italianos acortaron al final del tercer cuarto (29-27). Italia, con acciones vertiginosas, volteó el resultado (32-33) aunque España no tiró la toalla y peleó hasta el final.

Marc Subirón, MVP frente a Italia. Fuente: FEDDF

A falta de dos minutos y con 36-37 en el electrónico, los árbitros pitaron fuera de banda en contra de los españoles cuando había tocado en última instancia un jugador italiano. Los visitantes no fallaron en el siguiente ataque y sentenciaron. Subirón, MVP con 18 goles, dejaba el resultado final en 37-38. El buen juego desplegado, la perseverancia e insistencia de España no tuvieron recompensa y se marcha de Oviedo sin conocer la victoria.

Escolán, Quiles, Fernando Saz, Asier Domínguez, Marta Llauradó, Sergi Escobar, Toni Sánchez, Demetrio González, Subirón, Raúl Mercado, Jairo Beses y Alberto Ruiz, dirigidos por Coste, Paula Murillo, Ainhoa Rodríguez y David Campón ya son parte de la historia del rugby en silla español. Ahora queda seguir regando y cultivando la semilla para dar un salto de calidad, reclutar a más adeptos y conseguir apoyos para intentar el ascenso de categoría en el siguiente Europeo en 2021.

(Visited 38 times, 1 visits today)