Los judocas derriban otra barrera tras colgarse en Pamplona una plata y un bronce, respectivamente, frente a rivales videntes.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Ver a los deportistas de la selección española de judo para ciegos en el podio de competiciones absolutas se ha convertido en una estampa habitual en las últimas temporadas. Hace una semana Borja Pahissa se llevó un bronce en la Copa de España en Getafe y ahora han sido Sergio Ibáñez y Daniel Gavilán quienes han conquistado preseas en la Supercopa de Pamplona frente a rivales videntes.

“Además de clasificarnos para los Juegos Paralímpicos y conseguir medallas internacionales, el otro gran objetivo que nos marcamos hace cinco años cuando empezamos con este grupo era lograr la inclusión de estos chicos en el panorama del judo nacional. Y los resultados están demostrando que vamos por el buen camino”, ha asegurado el seleccionador español, Alfonso de Diego.

Sergio Ibáñez, primero por la izquierda, en el podio.

El año pasado Sergio Ibáñez derribó una barrera en el tatami convirtiéndose en el primer judoca ciego en alcanzar una medalla en el campeonato de España absoluto. Ahora ha dejado su impronta en el Polideportivo Trinquete Mendillorri tras colgarse la plata en categoría de -66 kilos. Solo el vasco Iker Otegi le apartó del oro en territorio navarro.

El aragonés, vigente subcampeón del mundo y bronce europeo, atraviesa por un momento dulce en su carrera y continúa lanzado hacia su gran meta, el billete para Tokio 2020. En Pamplona se impuso en primera ronda al navarro Asier Nieto, después al asturiano Pelayo Lafuente, en cuartos al madrileño Mario Montero y en semifinales al valenciano Iñaki Sagarzazu, mientras que cedió en la final con Otegi.

“Gané dos combates por técnica de oro, uno por puntuación y otro por dos wazaris. Perdí la final por un fallo técnico que estoy cometiendo últimamente, pero estoy muy contento de verme en este nivel. Voy a seguir disputando este tipo de pruebas convencionales porque me sirven de entrenamiento y preparación”, ha explicado.

El ‘Fideo’ Ibáñez cuenta en su palmarés con tres medallas en Copa de España, ya que el año pasado sumó un bronce en Madrid y una plata en Jaca (Huesca). El judoca zaragozano figura quinto en el ranking mundial y el próximo año tratará de sellar su pasaporte para Tokio 2020 en las dos competiciones IBSA que quedan, una en Inglaterra y otra en Baku (Azerbaiyán). “Si gano una medalla aseguraría matemáticamente la clasificación, la idea es pelear por estar en el podio en ambas”, ha añadido.

Daniel Gavilán, en el tercer cajón del podio.

Su compañero de selección Daniel Gavilán también ha subido al podio en la Supercopa de Pamplona en categoría -60 kilos. El madrileño debutó con victoria ante Hamza Bouasria, luego perdió con el valenciano Pedro Gómez, que a la postre se llevaría el oro, pero en la repesca venció a Daniel González Torano para hacerse con el bronce.

“Es mi segunda medalla absoluta ya que hace unos años conseguí una. Desde que empecé en este deporte estoy acostumbrado a entrenar y a competir con rivales sin discapacidad, para mí es algo normal. Este logro supone mucha satisfacción, me da un empujón y confianza para afrontar las próximas competiciones”, ha recalcado. Gavilán, que hace unos meses cambió de peso, apenas tiene margen de error si quiere repetir en unos Juegos Paralímpicos. “En Inglaterra y en Baku tendría que sacar medallas para estar en Tokio. Lo voy a dar todo hasta el final”, ha apostillado.

(Visited 205 times, 1 visits today)