El experimentado fondista granadino y el joven chiclanero participarán en el campeonato del mundo de atletismo paralímpico.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Uno está curtido en mil batallas con miles de kilómetros acumulados en sus piernas, el otro es un bisoño que con tesón y perseverancia trata de superarse a los mandos de su silla de ruedas. Manuel Garnica, uno de los fondistas ciegos más destacados a nivel internacional, y José Manuel Quintero, una de las promesas del equipo paralímpico español, son dos de los deportistas españoles que competirán en el Mundial de atletismo en Dubai en noviembre.

Afectado por una retinitis pigmentaria, una enfermedad degenerativa que va mermando la agudeza y el campo visual hasta desembocar en la ceguera, Garnica peleará en los Emiratos Árabes Unidos por hacerse un hueco con los mejores en 1.500 y 5.000 metros, pruebas en las que el año pasado en el Europeo logró una plata y un oro, respectivamente. «Es mi quinto campeonato del mundo y ojalá consiga mi primera medalla», asegura.

Manuel Garnica durante el Europeo de Berlín. Fuente: CPE

El granadino se ha topado con un obstáculo, el cambio de guía y ya van tres en apenas un año. «Estoy en una situación un poco extraña, mi guía habitual, Paco Castro, no está en la forma óptima para ir por culpa de las lesiones y tampoco puede acompañarme la persona con la que competí en el Europeo de Berlín, Juan Ignacio Grondona, así que he tenido que tirar de una tercera persona a la que apenas conozco», explica.

Su nuevo lazarillo será Hassan Daniel Izzeddine: «No nos ha dado tiempo a adaptarnos, solo corrimos juntos en el campeonato de España, donde la marca que salió no fue buena y las sensaciones fueron horribles. Esperamos cuadrar y coordinarnos en los días previos al Mundial para llegar con opciones. En el 5.000, donde tengo más esperanzas de estar en las medallas, me preocupa las altas temperaturas y la humedad que habrá en Dubai ya que en 2015 en Catar hubo desfallecimientos».

Subir al podio tendría un valor añadido ya que los medallistas sellarán su pasaporte para los Juegos Paralímpicos, además de obtener una beca del Plan Adop. «Lo del respaldo económico es secundario, que está bien para preparar la siguiente temporada, pero lo importante es conseguir la plaza para Tokio 2020. Es más factible llevarse un bronce ahora que después hacer la mínima A, que parece casi imposible», sostiene Garnica.

En el lado opuesto se encuentra José Manuel Quintero, un joven que desprende optimismo y energía en su silla de atletismo. Hace siete años su vida dio un giro brusco después de una negligencia médica. La operación de un tumor benigno en la espalda tuvo un rumbo inesperado para este chiclanero, que recuperó la sonrisa a través del deporte. A sus 20 años ya ha sido campeón de Europa y subcampeón del mundo en duatlón, así como campeón de España en atletismo, natación y triatlón.

El andaluz José Manuel Quintero durante una competición.

Ahora se estrenará como atleta en un Mundial. «Estoy con muchos nervios y ganas, me hace ilusión participar en un campeonato del mundo. El objetivo era ganar en explosividad y probar distancias cortas, por eso este año he compaginado triatlón y atletismo. Las mejoras han sido muy buenas, mi primera marca en los 100 metros fue de 17.50 segundos en marzo y ahora estoy en 15.80», recalca.

Un nuevo reto para el ‘todoterreno’ andaluz, que ha tenido que derribar barreras hasta lograr su sitio en el equipo español que acudirá a Dubai. «El camino para conseguir la plaza ha sido muy duro, la Federación Española confió en mi progresión y me ha dado una oportunidad que espero aprovecharla. El aprendizaje, con los escasos recursos y el poco tiempo que he tenido, ha sido satisfactorio. Sé que puedo hacer algo grande en un futuro», señala.

En el Mundial -participará en 100, 400 metros y relevo universal- se conforma «con hacer una marca competitiva. Sé a lo que me enfrento, el nivel es muy alto, quiero aprender y mejorar mis resultados, apenas llevo un año en este deporte, el hecho de clasificarme ya lo considero como una victoria. Una buena actitud es la clave del éxito, voy con ganas de comerme la pista y de dar el 100%».

(Visited 117 times, 1 visits today)