La ‘rider’ española inicia la temporada con dos cuartos puestos en banked slalom pese a no estar recuperada de su lesión de hombro.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Desde que conquistó la medalla de bronce en el Mundial de snowboard a finales de marzo, Astrid Fina apenas había podido deslizarse un par de veces con su tabla por la nieve. Una lesión de hombro le mantuvo en el dique seco durante varios meses y en su primera prueba de la temporada se ha quedado a las puertas del podio en la Copa del Mundo de Landgraaf (Holanda).

La ‘rider’ española llegaba al circuito indoor con ilusión y ganas, pero solo con dos entrenamientos sobre el manto blanco de Saas Fee (Suiza). Aún sin estar al 100%, la barcelonesa, medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang 2018, ha rozado las preseas tras firmar dos cuartos puestos en la modalidad de banked slalom, que consiste en sortear puertas a lo largo de un trazado con forma de medio tubo donde hay montículos.

El equipo español de snowboard.

En la primera competición Astrid quedó en cuarta posición de la categoría SB-LL2 (deportistas con amputación tibial) con 58.53 segundos en la primera bajada y 58.17 en la segunda, insuficiente para superar a la holandesa Renske van Beek, bronce con 55.41. En la siguiente Copa del Mundo, la deportista que dirige Albert Mallol se quedó a menos de tres segundos de las medallas. Fue cuarta en la primera manga con 57.21 y en la segunda con 58.32. El oro fue para la holandesa Lisa Bunschoten, la plata para la canadiense Sandrine Hamel y el bronce para Van Beek.

“Ayer me quedé con sabor agridulce porque no me sentí muy cómoda, pero hoy sí. En la segunda bajada intenté hacerlo tan bien que no hice nada de lo que quería, en mi cabeza tenía una cosa y con los pies he hecho otra. Pero estoy súper contenta porque vengo de una lesión que solo me ha dejado entrenar en la nieve durante dos días, todavía no estoy recuperada, y aun así he sido cuarta. Estoy con ganas de trabajar, ahora nos vamos a Winterthur (Suiza) una semana para mejorar”, ha explicado.

Por su parte, Sergi Rivas (SB-UL) dejaba buenas sensaciones en su estreno en snowboard adaptado. En Copa de Europa quedó en el puesto 19, mientras que en Copa del Mundo, el primer día acabó en la posición 21 con 1:02.28, mejorando su resultado al día siguiente siendo vigésimo con 58.75 segundos. El catalán sufrió un accidente de tráfico que le dejó durante mes y medio en coma, y aunque los médicos le dijeron que no podría caminar, con tesón y voluntad volvió a caminar y recuperó la movilidad de su brazo izquierdo para disfrutar de su pasión sobre la nieve.

En la Copa de Europa disputada en Landgraaf también han debutado tres españoles. Irati Idiákez en SB-UL (discapacidad en extremidades superiores), el valenciano Alejandro Marín y Paula Hormaeche, de 17 años, (SB-LL2), que no tuvieron suerte ya que no acabaron la prueba. La siguiente parada del equipo español será la Copa del Mundo de Pyhä (Finlandia) del 2 al 4 de diciembre.

(Visited 59 times, 1 visits today)