La ‘rider’ española sube al tercer peldaño del podio en la prueba de boardercross en el circuito finlandés.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La estación de Pyhä, en el corazón de Laponia, se está convirtiendo en un escenario fetiche para Astrid Fina. La ‘rider’ española ha vuelto a morder una medalla en la nieve finlandesa tras conquistar el bronce en la Copa del Mundo de snowboard paralímpico. En la misma colina blanca, la barcelonesa ya logró el año pasado una plata y un bronce en esta competición, además de llevarse en marzo su primera presea en un Mundial.

Aunque, también fue precisamente en ese circuito donde sufrió una caída que le provocó una lesión de hombro de la que aún se recupera y que le mantuvo en el dique seco durante varios meses. Astrid, que aún no está al 100%, sube a un podio internacional en la segunda competición que disputa esta temporada, ya que en Landgraaf (Holanda) rozó los metales con dos cuartos puestos.

La deportista catalana, bronce en los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang 2018, fue de menos a más, siendo cuarta en las dos bajadas de la ronda clasificatoria con un tiempo de 1:04.72 en la primera y 1:04.61 en la segunda. En el ‘head to head’ de cuartos de finales se midió a la china Tiantian Li, de 16 años y que viene pisando fuerte, a la que se impuso.

En las semifinales volvió a superar a su rival asiática, aunque no pudo con la holandesa Lisa Bunschoten, pero se metió entre las cuatro mejores. Y en la final de la categoría SB-LL2 (deportistas con amputación tibial), Astrid lo dio todo sobre la tabla para cruzar la meta en tercera posición tras imponerse en el duelo por el bronce a la estadounidense Brittani Coury. Bunschoten se llevó el oro y la canadiense Sandrine Hamel, la plata.

«No he entrenado de forma específica boardercross este verano por la lesión y en nieve solo tuve dos días en Suiza, la competición en Holanda y una semana en Austria, así que estoy súper contenta. Las sensaciones son muy buenas, aunque sé que me faltan horas de trabajo porque hay sitios donde todavía hay que limar. En la final al principio me adelantaron todas, pero luego pude adelantar a la americana», ha explicado.

Por su parte, también compitió Sergi Rivas, que quedó en el puesto 18 en SB-UL (deportistas con discapacidad en extremidades superiores). El catalán sufrió un accidente de tráfico que le dejó durante mes y medio en coma, y aunque los médicos le dijeron que no podría caminar, con tesón y voluntad volvió a andar y recuperó la movilidad de su brazo izquierdo para disfrutar de su pasión sobre la nieve.

(Visited 68 times, 1 visits today)