Entrevista a Diego de Paz, jugador del Fundación Grupo Norte

El jugador del Fundacion Grupo Norte, Diego de Paz entra a canasta en un partido de liga. Fundacion Grupo Norte

El jugador del Fundacion Grupo Norte, Diego de Paz entra a canasta en un partido de liga. Fundacion Grupo Norte

Fundacion Grupo Norte. Como Federico García Lorca, Manuel de Falla, Camarón de la Isla o Pablo Picasso, Diego de Paz es una leyenda con acento andaluz. Da igual que sea con una pluma y un bote de tinta, con una partitura, acompañado de una guitarra, de un lienzo en blanco o de un balón y un aro en el horizonte; siempre hay un descendiente de Al-Ándalus con mucho arte en su disciplina. Tres paralimpiadas disputadas, un bronce en el Europeo de Nazareth o una Copa de Europa son solo algunas de las obras que el ala-pívot de Fundación Grupo Norte atesora en su currículum.

Después de casi cinco lustros casado con el baloncesto en silla de ruedas, sus canas rejuveneces cuando se dibuja la silueta una cita continental como la que tendrá lugar del 2 al 5 de mayo en Valladolid. La Champions Cup se prepara para levantar el telón y a Diego de Paz le invade el espíritu de Peter Pan: Siempre joven. «Pese a los 24 años que llevo jugando, en los que he ganado una Copa de Europa en el 97 y una André Vergauwen, uno se sigue ilusionando», declara el jugador del Fundación Grupo Norte, que, lejos de amedrentarse ante el nivel de los equipos participantes, reconoce que en las citas al más alto nivel es donde más se disfruta: «En Londres jugamos, por ejemplo, contra Canadá y Patrick Anderson. Poder medirte con ellos es ilusionante».

La fe mueve montañas, y el equipo vallisoletano tendrá enfrente a los picos más altos de Europa. Galatasaray, Besiktas Jimnastic, Lah-Dill, Santo Stefano Sport o Fundosa ONCE son solo algunos de los gigantes que se darán cita en el polideportivo Pisuerga. De Paz ve claro qué rivales son los favoritos para llevarse la Copa a casa: «El Galatasaray-Fundosa ONCE del primer día es una final anticipada».