Conocemos al triatleta en su nueva faceta, el Biatlón

dxtadaptado.com

Sin dejar de lado el mundo del Triatlón, el deportista Rafa Solís se atreve con el Biatlón. Una disciplina muy practicada en otros países pero casi desconocida en España. Combinando la modalidad del esquí de fondo y el tiro con carabina, este deporte estará presente en los Juegos Paralímpicos de 2018. Hablamos con Rafa Solís sobre este gran cambio, un nuevo reto que afrontar.

1. Del Triatlón al Biatlón, ¿Qué ha motivado este cambio?

Realmente no es un cambio, es un nuevo reto sin abandonar la pasión del triatlón. Llevo dos años realizando los Campeonatos Internacionales de Triatlón de Invierno, donde he corrido a pie, en bicicleta y esquí de fondo. En ellos he conseguido resultados muy positivos. Eso hizo que un competidor japonés, Kiechi Sato, me animara a competir en el Biatlón adaptado, donde solo tendría que practicar el disparo.

2. Tienes una larga trayectoria en el mundo del triatlón, ¿Qué ventajas crees que te da tu experiencia deportiva en el Biatlón?

Es totalmente novedoso para mí. El triatlón me aporta la experiencia del esquí, pero principalmente la templanza en competición y mentalmente el control en las transiciones de las disciplinas.

3. ¿Cómo es tu preparación ahora? ¿Qué ha cambiado?

Mi preparación ahora es más intensa por el tiro con carabina. Jamás había disparado, ni tan siquiera en las ferias (risas). Y la carrera a pie la estoy entrenando con roller Ski, dada la falta de nieve.

4. ¿Qué es lo que esperas aprender y mejorar en este nuevo camino?

Mi principal objetivo es clasificarme para la Paralimpiada de invierno de Pyeongchang (Korea 2018). Aunque como en todo, me gustaría aprender y mejorar en el esquí de fondo. Además de vivir la experiencia del Biatlón, un deporte muy practicado en el este de Europa pero muy desconocido en España.

5. Eres el primer español que ha competido en Biatlón Paralímpico ¿Cómo te hace sentir esto?

Ser pionero tiene sus dificultades, especialmente a la hora de descubrir procedimientos burocráticos, normativas y canales de información. Pero una vez que nos hemos puesto en marcha, tengo la satisfacción de estar allanando el camino para que a otros deportistas con discapacidad les sea más fácil y le pierdan el miedo a iniciarse en el Biatlón. Es una recompensa el intentarlo, aún viendo que somos muy pequeños frente al resto de países tan potenciales en este deporte.