Héctor Gadea: “La gente está equivocada, las personas con discapacidad sí que valen y pueden”.

medium.com

La poca difusión hace que el fútbol paralímpico sea un deporte desconocido, pero para muchas personas ya es una forma de vida.

Héctor Gadea (1978) tenía un sueño desde pequeño: jugar al fútbol. Su discapacidad en la parte izquierda de su cuerpo no lo ha impedido. En el Hércules Paralímpico ha encontrado un lugar donde dejar de lado los problemas y superarse día a día.

Pregunta: ¿Qué le sucede hace 34 años?

Respuesta: Con cuatro años iba caminando con mi abuelo por el monte y de golpe me dio un derrame cerebral. Me fui al suelo y me llevaron al hospital. Desde ese momento tengo una discapacidad en la parte izquierda.

P: ¿Ha tenido problemas de aceptación durante su infancia?

R: Sobre todo en edades pequeñas sí ha habido un poquito de problemas de aceptación, ahora ya de mayor no tanto. Date cuenta que mi discapacidad me pasó hace muchos años y las mentes no estaban tan abiertas como lo están ahora. En el colegio se hacía duro porque los niños se reían, se burlaban… pero al cabo de un tiempo lo ves como cosas de niños.

P: A lo largo de su vida personal ¿cuál es el momento que más le ha marcado?

R: Lo más positivo es seguir aquí después de lo que pasó. Y negativamente hablando… tengo poquitas cosas negativas, lo único la minusvalía pero tampoco lo tomo como algo negativo, sino como algo que ha sucedido en mi vida.

“Si no vives el día a día te quedas estancado. Yo lo que decidí en un momento de mi vida fue seguir para adelante con todo”

P: ¿De dónde se sacan fuerzas para superarse día a día y llevar la discapacidad de la mejor forma posible?

R: Aquí si no vives el día a día al final te quedas estancado, tienes que tirar para adelante con lo que haya y lo que te pase. Entonces yo lo que decidí en un momento de mi vida fue seguir para adelante con todo.

P: ¿Hace unos años se veía jugando al fútbol a nivel profesional?

R: No. Eso ha sido algo que me encontré por suerte. Mi deseo era jugar al fútbol pero nunca pensé que llegaría a jugar y menos en un equipo como el Hércules.

P: ¿Qué es lo que le hace pensar a la gente que una persona discapacitada no puede llegar a jugar de forma profesional a un deporte?

R: La gente está equivocada porque cuando escucha la palabra minusválido y discapacitado se piensan que ya no valen; es un error que tiene la gente en la cabeza. Las personas con discapacidad sí que valen y pueden.

P: Y si no fuera al fútbol, ¿a qué deporte se hubiera dedicado?

R: Pues la verdad es que eso es algo que nunca he pensado. A lo mejor en vez de deporte hubiera estudiado otra cosa.

P: ¿Qué ha supuesto para usted entrar en el Hércules Paralímpico?

R: Lo que me ha hecho es querer hacer más deporte, querer que llegasen los viernes para entrenar… me ha cambiado la actitud… me ha cambiado todo.

P: ¿Y cómo es su día a día?

R: Bueno, mi día a día es fácil: es trabajo, es vivir el día a día, es levantarme e ir a trabajar, y por la tarde más trabajo. Cuando puedo disfruto con la pareja y cuando llega el tiempo del fútbol me divierto.

“El formar parte del Hércules Paralímpico me ha cambiado la vida mentalmente y físicamente”

P: ¿Ha notado un progreso no sólo anímico, sino también físico?

R: Claro, el hacer deporte, el estar con un equipo, la ilusión… Yo nunca he podido entrar en un equipo de fútbol por la discapacidad ya que los equipos antiguamente no querían niños con discapacidad porque ellos querían ganar. El formar parte del Hércules Paralímpico me ha cambiado la vida mentalmente, y físicamente me encuentro mucho mejor. Hago otros hábitos que no haría, como por ejemplo las comidas: antes no me cuidaba tanto pero ahora intento cuidarme más para no quedarme atrás, porque yo juego con chavales de 20 años.

P: ¿Y qué dificultades ha tenido en los entrenamientos y en la preparación para competir?

R: Cuando yo entré veía a los chavales y decía… “son c