Povoa do Varzim (Portugal) será un nuevo escenario donde los españoles buscarán sumar puntos de cara a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La selección española de boccia acude al campeonato de Europa (26 octubre al 2 de noviembre) con diez deportistas que pelearán por estar entre los mejores. El pabellón de Povoa do Varzim (Portugal) será un nuevo escenario donde buscarán sumar puntos para el ranking clasificatorio de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

En este deporte de estrategia diseñado para personas con una discapacidad severa, España siempre ha sido una potencia, pero en los últimos años se ha estancado ante el crecimiento de otros países. Tras la retirada de algunos jugadores históricos como Manolo Martín, el equipo español espera dar un salto con el cambio generacional para volver a estar peleando por medallas en cada competición.

«Mientras otras selecciones han progresado, España se ha quedado atrás. En otros sitios apuestan e invierten por la boccia y aquí no, es brutal la diferencia. Hay países que han profesionalizado este deporte, hay jugadores que se dedican exclusivamente a ello e incluso cobran. En España el nivel es de voluntariado», ha lamentado el seleccionador Carlos Varela. «Nuestro objetivo no es llegar a medallas, pero sí pelear por alcanzar las semifinales, estar entre los cuatro mejores», ha añadido.

Análisis de cada jugador según Varela

En BC1 (deportistas que lanzan con manos o pies y precisan asistente) estará Ferrán Ribas (Club Boccia 360), que logró un bronce por equipos en el Open Mundial de Sevilla. «Ejerce a veces como capitán porque tiene un nivel alto. En individual esperamos que dé el salto y aspire a estar en semifinales”. Le acompañará Serafín Rodríguez (Club Aspaceba), «un jugador nuevo que ha mejorado su rendimiento y disputa su primer campeonato. No hay que exigirle resultados, solo que disfrute».

En BC2 (deportistas que pueden lanzar sin ayuda) hay una mezcla de juventud y experiencia con Benito Sánchez Martín (Club Boccia 360), «la vieja gloria de la selección, siempre ha estado por debajo de los campeones paralímpicos en España y a raíz de la retirada de algunos de ellos ha mejorado mucho y su implicación ha sido máxima. Fue a los Juegos de Río y está fin