La pareja española de esquí alpino afronta un calendario cargado hasta el 9 de marzo, cuando comienzan los Juegos Paralímpicos de invierno.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Llevan 15 años dibujando sobre la nieve una sincronización perfecta y cosechando éxitos en la élite del esquí alpino. Jon Santacana y Miguel Galindo, un tándem sin fisuras y competitivo, han activado la cuenta atrás hacia los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang (Corea del Sur) que comienzan el 9 de marzo, donde buscarán ampliar su excelso palmarés.

La primera parte de la temporada tuvo un sabor agridulce, ya que estuvo protagonizada por las inclemencias meteorológicas. Aunque comenzaron la competición con buenos resultados: un oro y una plata en supergigante en la Copa de Europa en Pitzal (Austria). Después, las nevadas impidieron que se celebrase la Copa del Mundo de Saint Moritz. Y en la siguiente parada, en Kuthai (Austria), solo compitieron dos días, con un cuarto puesto como mejor premio.

«Las condiciones de pista eran complicadas y las sensaciones fueron regulares. Hemos empezado la temporada un poco peor de lo esperado, pero no estamos preocupados, aún queda tiempo para llegar bien a los Juegos. Estamos lejos de donde nos gustaría estar, tenemos que coger mucho ritmo de competición y afinar detalles», recalca Galindo, guía de Santacana.

El esquiador vasco con deficiencia visual se resintió de sus problemas de espalda, algo que impidió a la pareja española competir en varias pruebas. «Es una lesión crónica, está latente y de vez en cuando puede resurgir. La pena es que este año me encontraba mucho mejor y en condiciones de carrera exigentes apareció de nuevo. Con el descanso de Navidad espero estar mejor, ahora estoy esquiando sin dolor y confío en seguir en esa línea en los próximos dos meses», apunta. Está en buenas manos, ya que le acompaña el fisioterapeuta Guillermo Aladrén, que fue clave en la rápida recuperación de la rotura del tendón de Aquiles de Jon antes de Sochi 2014, donde se colgó dos metales.

Calendario cargado

Entre enero y febrero afrontarán un calendario apretado hasta el 9 de marzo, día en el que se alzará el telón de los Juegos de Pyeongchang (Corea del Sur). La primera competición será en el manto blanco de Kranjska Gora (Eslovenia) con dos carreras en la modalidad de gigante y repetirán la misma disciplina junto a dos pruebas de slalom en Veysonnaz (Suiza) en apenas siete días. Luego regresarán a España para continuar con los entrenamientos y en febrero disputarán las Finales de Copa del Mundo en Kimberly (Canadá).

«Diciembre fue un mes complicado por las nevadas y cancelaciones, no pudimos hacer un volumen importante de entrenamientos. Ahora tenemos un bloque de seis carreras seguidas, con la idea de subir un escalón más y acercarnos a los que dominan las pruebas, los rusos, los eslovacos y el canadiense. El objetivo en Copa del Mundo es recuperar confianza y encontrar ese feeling de carrera. Si lo hacemos estaremos cerca de los puestos de podio», asevera Santacana.