Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con siete años Martín de la Puente agarró su primera raqueta y no quiso soltarla cuando poco después la vida le dio un revés. Padece el síndrome de Proteus, una enfermedad rara que provoca un crecimiento anormal de los huesos. Aunque rechazó sentarse en una silla de ruedas la primera vez que la vio, con ella ha cimentado una carrera brillante en el tenis y en pocos años ha recolectado numerosos éxitos que le han catapultado hasta el número 19 del ranking mundial. Ahora, el vigués afronta una temporada «dura» donde deberá compaginar deporte y estudios en la Universidad, pero sin perder la ambición que le caracteriza confía en continuar alzando títulos.

Pregunta.- Año nuevo, ilusiones nuevas, ¿cuáles son las suyas para este 2018?

Respuesta.- Es un año lleno de ilusiones, cada vez me voy acercando más a los mejores del mundo, ya estoy en el Top 20 y mi intención es mejorar día a día en los entrenamientos para que se refleje en las competiciones todo lo trabajado. Tengo ganas de empezar a competir esta temporada y espero que llegue cargada de alegrías como me dio el 2017.

P.- El pasado curso ganó varios torneos, fue campeón de España y del Master Nacional y conquistó su tercer Mundial junior, ¿difícil de repetir?

R.- Será muy complicado, aunque siempre lo doy todo en la pista para superarme. Soy muy ambicioso, nunca me conformo con lo que consigo y quiero más, pero 2017 fue un año estratosférico, quizás la mejor temporada de mi carrera. Mi intención es mejorar cada año, pero firmaría ahora mismo lograr los resultados que hice el pasado año.

P.- Figura entre los 19 mejores tenistas del mundo, ¿qué retos se propone?

R.- Mi objetivo a medio y largo plazo es estar en el Top 8 para disputar los Grand Slam. Soy consciente de que es un reto muy complicado porque hay tenistas que están muy po