Tomelloso y Arcas acogieron las dos primeras pruebas de esta competición, donde el handbiker Sergio Garrote fue uno de los más destacados.

Dxtadaptado.com 

Arrancó la Copa de España de ciclismo adaptado con una doble cita, que contó en ambos casos con la impecable organización de FUCICAM. En Tomelloso se inauguró la carrera con un minuto de silencio en memoria de los dos handbikers, José Ángel Aceitón y Luis Doramas Pérez, recientemente fallecidos. Bajo un aguacero y con una temperatura muy baja para esta época del año, se dio la salida a la primera manga, en la que participaban las clases de handbike y triciclos con un total de 33 paraciclistas.

Los deportistas se emplearon a fondo y ya en la segunda vuelta, comenzaron las hostilidades destacándose un pequeño grupo en cabeza de carrera, compuesto por siete unidades que rodaban a gran velocidad en un circuito propicio para ello. Mediada la carrera, se destacó del grupo Luis Miguel Marquina (MH4), que tomó ventaja suficiente para proclamarse vencedor en línea de meta con cerca de dos minutos de ventaja con respecto a Israel Rider (MH3), vencedor en su categoría.