Tras quedar subcampeón en los tres últimos años, el equipo manchego logra el primer título liguero de su historia tras vencer por 59-54 al Bidaideak Bilbao.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Después de un primer tramo de temporada inmaculado, con la eliminación en Copa del Rey y en Champions muchos daban por acabado al Amiab Albacete. Pero este equipo ha demostrado que no está en su ADN hincar la rodilla sin antes pelear, nunca se rinde pese a las heridas y se ha levantado con orgullo para conquistar, por fin, su primer título de Liga de baloncesto en silla de ruedas.

Después de tres años quedándose a las puertas del triunfo, el conjunto manchego no ha dejado escapar su oportunidad y ha doblegado por 59-54 en una final inédita a un bravo y combativo Bidaideak Bilbao que luchó hasta el último suspiro.

El club albaceteño, que había completado una primera vuelta espectacular, sufrió un revés en el comienzo de año con siete derrotas seguida entre Copa del Rey, Liga y Champions que provocó la destitución de Abraham García, el técnico que había logrado que Amiab le hiciera sombra al todopoderoso Ilunion.

Con Jesús Torres e Ismael García ‘Maki’ en el banquillo, el equipo recuperó la confianza, el ritmo y su mejor versión. Tuvo que sudar y trabajar en la final, cimentando su triunfo en una buena defensa, en un juego coral y en el acierto de su ‘francotirador’, Kyle Marsh (27 puntos).

Choque muy igualado

La ansiedad se apoderó por momentos en algunos jugadores en el arranque de un choque muy igualado, con Martín Arredondo como actor principal. El mexicano contribuyó con seis puntos a una primera ventaja para Amiab de 9-4, con un triple incluido de Kyle Marsh. Bilbao empezó algo dubitativo e impreciso en ataque, donde un combativo David Mouriz tomaba el mando de las acciones ofensivas con seis puntos. Marsh y Jhon Hernández le otorgaban una mínima ventaja a los albaceteños al final del primer cuarto (13-10).

Tras sacudirse los nervios, en Bilbao comenzó a funcionar su juego colectivo comandado por un imperial Asier García, repartiendo asistencias y anotando con facilidad (15-14). Pero un tiro de dos de Dan Highcock y un triple de Marsh permitían a Amiab alcanzar su máxima renta (20-14). Apretó en defensa el equipo dirigido por Esteban Núñez y entre Asier y Joshua Turek igualaban el partido (22-22).

Ambos conjuntos fueron de la mano en el tramo final del segundo cuarto, con una sucesión de canastas protagonizadas por el británico Marsh, que seguía enchufado y tirando del carro de Amiab, y por Asier García, infalible en sus lanzamientos. Casi sobre la bocina, el joven Manu Lorenzo ponía el empate en el electrónico (30-30).

Bilbao, sin pólvora

No le sentó nada bien el descanso a Bidaideak, que regresó de los vestuarios sin pólvora. Más de cinco minutos estuvo sin anotar el equipo de negro, que veía como una y otra vez el aro escupía la pelota. Sí lo aprovechó Amiab con un parcial de 7-0, primero con un tiro de Jhon Hernández, después con un gran triple de Marsh, el más letal del conjunto manchego, y una canasta bajo el aro de Manning (37-30).

Se produjo una tímida reacción de Bilbao con Jannik Peter Blair y Turek (37-34), pero Marsh seguía a lo suyo. Aparecieron también los brazos gigantes de Manning y el acierto d