El joven valenciano es uno de los jugadores con más futuro de la selección española de fútbol para ciegos y en Madrid disputará su primer Mundial.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Es un apasionado del deporte que se juega entre vallas y con un balón sonoro de cascabel donde prima la movilidad, la orientación y la habilidad. Sergio Alamar creció con una pelota atada a los pies, pero tuvo que esperar hasta los 15 años -la edad permitida por la ONCE- para cumplir su sueño: hacer goles en la oscuridad. En unos días disputará su primer Mundial con la selección española con el objetivo de «pelear por las medallas».

Ciego de nacimiento a causa de una distrofia retiniana que solo le permite vislumbrar luces, el valenciano apenas lleva dos años y medio jugando al fútbol para ciegos pero gracias a su talento, desparpajo y velocidad ya despunta entre los mejores. Con ‘La Roja’ disputó los Juegos Paralímpicos de Río 2016 y ganó una plata en el Europeo del año pasado. Además, esta temporada ha conquistado la Liga nacional con Alicante.