La selección española de fútbol para ciegos vence por 3-0 Marruecos en la segunda jornada del Mundial.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Hace un mes no estaba segura su presencia en el Mundial de fútbol para ciegos, entrenaba con el brazo en cabestrillo por una lesión de hombro. Pero Youssef el Haddaoui está hecho de otra pasta y no estaba dispuesto a perderse el campeonato del mundo. El tarraconense se ha erigido en el gran protagonista de la victoria España por 3-0 frente a Marruecos con un doblete y provocando otra diana.

El capitán de la selección española, que además está cumpliendo este mes con los preceptos religiosos del Ramadán, exhibió su talento, buena orientación y olfato goleador para darle a la selección española otros tres puntos que valen un billete para los cuartos de final.

En el primer minuto de partido Marruecos empezó arrojando fuego sobre la portería de Sergio Rodríguez, que estuvo felino para repeler dos peligrosos disparos de Hattab Abderrazak, el hombre de referencia del combinado africano. En la otra orilla respondió Antonio Martín ‘Niño’ con un potente lanzamiento que obligó a Samir Bara a sacar la manopla para evitar el gol.

Pese a que el estado del césped por la lluvia del día anterior complicaba la conducción y el control del balón porque resbalaba, España comenzó a llegar con más claridad sobre el área marroquí. El joven Sergio Alamar, nada más saltar al campo y después ‘Niño’ con un zurdazo dispusieron de ocasiones. A mediación de la primera parte el encuentro se tornó en un juego más trabado, con interrupciones y en el que ninguno de los dos equipos gobernaba la pelota.

Con Abderrazak tocado de un tobillo, Marruecos perdió mordiente y cualquier llegada era frenada por un Javi Muñoz imperial en la retaguardia. En el minuto 15, el defensa tarraconense se sumó al ataque en una de sus rápidas transiciones y fue derribado. Como ocurrió en el partido ante Tailandia, el gol español llegó a balón parado. Youssef el Haddaoui soltó un latigazo con su pierna derecha y el esférico se coló en la portería a media altura.

El futbolista catalán, nacido en Larache (Marruecos), se mostró muy activo y motivado ante sus compatriotas y en la siguiente jugada provocó el 2-0. Un tiro suyo que iba sin peligro lo desvió Imad Berka engañando a su guardameta. Al descanso, España dejaba en la lona a un rival que con el paso de los minutos se había apagado en la parcela ofensiva.