Tras una gran última jornada, España finaliza el campeonato continental en Dublín con 13 oros, 15 platas y 24 bronces.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La selección española de natación paralímpica ha cerrado el Europeo de Dublín con 52 medallas (13, 16 y 23) tras una gran última jornada con diez, para terminar quinta en el medallero. La primera de la tarde la firmó Óscar Salguero, que logró el título que le faltaba en su currículum. Tras ganar el oro en los Juegos Paralímpicos de Río y en el Mundial de México, el catalán ha completado la triple corona con la presea dorada en los 100 metros braza SB8. Fue muy superior a sus rivales en su prueba favorita y se impuso con 1:09.24, que supone récord de España. El madrileño Carlos Martínez fue quinto con 1:16.02.

Justo después llegó una plata en 100 braza SB8 en categoría femenina. Núria Marquès finalizaba en segunda posición con 1:28.64. La nadadora de 19 años no se conformó y una hora más tarde volvía a lanzarse a la piscina para hacerse con el bronce en los 50 libres S9 (30.39 segundos) y sumar su octava medalla. En esta prueba reinó Sarai Gascón con su tercer oro en Dublín al ganar con 29.01 segundos.

Ambas formaron parte del relevo 4×100 estilos junto con Isabel Hernández Yinghua y Teresa Perales para alzarse con la plata (5:03.64). El relevo masculino formado por Íñigo Llopis, Óscar Salguero, José Antonio Marí y Ariel Schrenk finalizó en tercera posición con 4:23.75 tras una enorme remontada. Sin embargo la descalificación de Ucrania, que finalizó en segunda posición, dio al equipo español la medalla de plata.

Espectacular ha sido también el rendimiento de Israel Oliver, que ha regresado a la competición a lo grande. Tras más de un año de calvario con varias lesiones, el canario ha brillado en Irlanda con cuatro medallas. Llegaba al último día con un oro en 200 estilos y dos platas en 100 braza y en relevo mixto 4×100.