El ciclista valenciano se impone en la prueba en línea de la Copa del Mundo de ciclismo en carretera.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Se acaban los adjetivos para calificar la trayectoria de Ricardo Ten, porque no se cansa de alcanzar nuevos retos. Brilló durante 20 años en la piscina como uno de los nadadores paralímpicos más laureados en España. Y en apenas año y medio ya deja su huella en el ciclismo. No se baja del podio en las grandes competiciones y acaba de dar otra exhibición tras ganar el oro en C1 en la prueba en línea en la Copa del Mundo de Baie-Comeau (Canadá).

Su primera presea dorada en carretera llegó tras una demostración de fortaleza, sacrificio y talento sobre ruedas. El valenciano, que a principios de mes regresó del Mundial de Maniago (Italia) con un bronce en la crono y una plata en la ruta, logra una victoria de prestigio al imponerse al alemán Pierre Senska –vigente campeón del mundo- y al canadiense Ross Wilson en su territorio.