Iago Fernández y Begoña Garrido tratarán de sumar en Terni (Italia) los primeros puntos para el ranking clasificatorio de los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

España no tuvo representación en esgrima en silla de ruedas en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, una espinita clavada que quiere quitarse el seleccionador español, Carlos Soler. Tras más de 20 años empuñando la espada, el sable y el florete siendo campeón del mundo y subcampeón de Europa, el malagueño tiene la misión de llevar a Tokio 2020 a varios de sus alumnos. Dos de ellos, Begoña Garrido e Iago Fernández, disputarán la próxima semana el Europeo en Terni (Italia).

«Es la competición que marca el inicio hacia los Juegos, es la primera prueba donde los tiradores empiezan a puntuar para el ranking clasificatorio. Nuestro objetivo es lograr que tres deportistas acudan a Japón, estamos realizando un buen trabajo y confío en el nivel del grupo que tenemos», ha explicado el técnico español.

Begoña Garrido

Para el campeonato de Europa solo irán dos ‘mosqueteros’, aunque en principio España contaba con tres plazas, «pero Álex Prior, que es la gran referencia para nosotros en los últimos años, ha causado baja ya que en su trabajo no le han dado los días libres que necesitaba y cuando nos lo comunicó ya no había tiempo para inscribir a otro».

Del atletismo a la esgrima

A sus 57 años, Begoña Garrido está en un gran momento de forma en su tercera temporada en esgrima. Llegó procedente del atletismo, deporte en el que ha sido campeona de España de veteranos en 100, 200 y 400 metros, así como oro en lanzamiento de peso y de jabalina en el campeonato nacional adaptado de este año.

Era deportista de alto nivel sobre el tartán hasta que le detectaron un tumor vertebral. Un día entrenando en el Centro de Alto Rendimiento de Valladolid una amiga le animó a probar la esgrima y aunque al principio lo rechazó porque no quería sentarse en una silla de ruedas, cinco meses después lo intentó y le enganchó. En poco tiempo se ha instalado en la élite y este año ha logrado dos Top 19 en la Copa del Mundo de Pisa y de Varsovia.

«Estoy con buen nivel, con confianza, me veo rápida y con buenos reflejos. Me falta por dar un paso más para estar un poco más arriba en la clasificación», ha reconocido la vallisoletana. En Terni competirá en espada, su especialidad, y también se estrenará en sable. «Tengo mucha confianza en ella, está progresando bien, pero necesita dar el salto definitivo para meterse entre las mejores», ha asegurado Soler.