El joven judoca aragonés sube al podio en -60 kilos tras imponerse a tres rivales sin discapacidad visual.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con talento, tesón y sacrificio Sergio Ibáñez se ha convertido en una de las referencias del judo paralímpico español y en uno de los mejores del mundo. El aragonés, de 19 años, tampoco entiende de barreras y ha vuelto a hacer historia tras conquistar un bronce en la Copa de España judo frente a rivales videntes en el Polideportivo Juan de la Cierva de Getafe.

No tuvo un buen estreno ya que cayó en su primer duelo frente al catalán Oriol Subirana, que a la postre se llevaría el oro en la categoría de -60 kilos. Pero Ibáñez no claudicó y volvió a levantarse con más brío para doblegar a dos contrincantes en la repesca. En la lucha por el bronce, el joven del Judo Club