La rider española afronta con ilusión y confianza una nueva temporada de snowboard después de su bronce en los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Su histórica presea de bronce en los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang luce en el comedor de su casa. La observa cada día para recordar el duro camino recorrido hasta alcanzar el éxito. Astrid Fina le había ganado la batalla a la adversidad con el snowboard como gran aliado. Con 35 años recién cumplidos no se detiene y ya se fija un nuevo objetivo: «El próximo reto es ganar mi primera medalla en un Mundial».

Astrid Fina con el bronce. Fuente: CPE

Para la posteridad quedará su imagen tirada en la nieve surcoreana entre lágrimas de emoción. Apenas lleva seis años surfeando las laderas nevadas con un deporte al que llegó por casualidad. En 2009 un coche le atropelló cuando iba en moto y tras largas estancias en la UCI, un virus hospitalario y 13 operaciones, sufrió la amputación tibial de su pierna derecha. Tres años le costó asumir la pérdida, pero todo cambió cuando se puso la prótesis.