Hablamos con el número 14 del mundo de tenis en silla de ruedas antes de partir hacia Boston, donde disputará el primer torneo de la temporada.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

A finales de diciembre recuperó el trono nacional tras conquistar el campeonato de España en la Academia de Rafa Nadal. Desde entonces, una lesión cervical le mantuvo más de un mes en el dique seco. Dani Caverzaschi, número 14 del mundo en tenis en silla de ruedas, regresa la próxima semana a la competición con más hambre y con ganas de seguir creciendo. Con pasión, garra, talento y fortaleza mental, el madrileño de 25 años confía en dar un paso adelante esta temporada para escalar puestos entre los mejores.

Pregunta.- Terminó el año jugando a un gran nivel pero le llegó la lesión, ¿cómo ha llevado el estar parado más de un mes?

Respuesta.- Es un problema que venía arrastrando desde hace tiempo, aunque no nos dimos cuenta hasta que salió a la luz por una resonancia. Empecé la pretemporada con mucho dolor en el cuello, el fisio me trataba y no mejoraba, incluso tenía dolores en la mano. Los médicos del Comité Paralímpico Español me realizaron varias pruebas y tengo un prolapso de dos discos, rectificación vertebral y un nervio pinzado. ¡He pasado un mes jodido! No podía girar la cabeza ni agacharme porque sufría mareos, pero son cosas que pasan.

P.- ¿Le ha frenado su preparación para esta temporada?

R.- La lesión ha condicionado mis planes, tuve que parar en seco y renunciar a jugar el primer torneo en Rotterdam. La idea es empezar mi pretemporada dentro de una semana en Madrid. Hemos reestructurado el calendario y será a partir del 1 de abril cuando comience a viajar y a competir, con la excepción de que disputaré el ITF2 de Bolton (Inglaterra) la próxima semana y puede que un ITF3 en Cuneo (Italia) a mediados de marzo.

P.- Trabaja con su entrenadora Ana Salas en pista y con Borja Carabias en el apartado físico, ¿le dan caña?

R.- Mucha, pero me encanta, tengo un equipo de trabajo espectacular. Mi preparador físico y yo parecemos un matrimonio, tenemos una relación de amor-odio (risas), me exige al máximo en cada sesión en el gimnasio, donde además de pesas hago handbike y natación. Incidimos en entrenamientos específicos de reacción y agilidad para mejorar la movilidad en la silla y también en la fuerza explosiva.

P.- ¿Y qué peso tiene en su entrenamiento e