El granadino, el único palista paralímpico entre los participantes, afronta una temporada crucial para la clasificación de Tokio 2020.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Desde que José Manuel Ruiz descubrió el tenis de mesa con 13 años no ha parado de derribar barreras. La agenesia -falta de desarrollo- congénita en el brazo derecho con la que nació hace 40 años nunca ha sido un obstáculo para llegar a la élite y construir una carrera plagada de éxitos. Mientras persigue la clasificación para sus séptimos Juegos Paralímpicos, el andaluz encara un nuevo reto en su camino, el campeonato de España absoluto en Guadalajara, siendo el único palista paralímpico entre los participantes.

«Estoy acostumbrado a enfrentarme a gente sin discapacidad. Este deporte es de los más inclusivos que hay, solo el nivel deportivo marca en qué categoría compites, no tu condición física, ni tu edad», asegura. De hecho, lleva años disputando la Superdivisión, la máxima categoría del tenis de mesa español. Ahora juega con el Cambados TM gallego, midiéndose a los mejores cada fin de semana.

«Intentaré afianzar las buenas sensaciones de las últimas jornadas de Liga, en la que he jugado de tú a tú con jugadores de gran nivel, como Carlos Machado -el mejor de la historia en España-, ante quien perdí en el quinto set (2-3) de forma muy ajustada. Afronto el campeonato con ilusión y ambición, sin renunciar a nada y yendo partido a partido. Me servirá de preparación para las competiciones donde me voy a jugar el billete para los Juegos», explica.

Para m