Adrián Taboadela y María Manzanero logran el oro, mientras que Ángel Guaita y Sergio Chamorro se llevan el bronce en el Torneo Internacional de Heidelberg. En categoría senior, Íñigo Gerbolés fue tercero.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La nueva hornada del judo español para personas ciegas o con deficiencia visual viene pisando fuerte. Algunos de los judocas más prometedores han dejado su huella en el Torneo Internacional de Heidelberg (Alemania), donde España ha cosechado cinco medallas, cuatro de ellas en categoría junior.

Adrián Taboadela y Ángel Guaita, en el podio.

Uno de los más destacados ha sido Adrián Taboadela, que conquistó la presea dorada en -66 kilos, revalidando así la victoria que logró el año pasado en el mismo escenario. Con desparpajo, talento y buenas condiciones, a sus 15 años está llamado a liderar esta joven generación. Ganó sus cuatro combates por ippon, venciendo en la final al representante italiano.

En la misma categoría, el valenciano Ángel Guaita, de 17 años, también repitió el bronce que se llevó la temporada anterior del tatami germano. El segundo oro para España lo firmó María Manzanero, de 15 años y la única del equipo que es ciega total. La madrileña se ha estrenado en competición internacional a lo grande, ya que ganó sus cinco combates en -52 kilos para subir a lo más alto del podio. Y en -81 kilos, el asturiano Sergio Chamorro se colgó el bronce.