España acude con 14 palistas al campeonato que más puntúa para el ranking clasificatorio de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Tras la cosecha de 10 medallas en el Open de la República Checa, el tenis de mesa español se prepara para el examen más duro de la temporada, el Europeo en Helsinborg (Suecia) del 16 al 21 de septiembre, donde el campeón de cada clase obtendrá una plaza directa para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. España acude a la competición con 14 palistas que pelearán por las medallas y por sumar puntos que le acerquen un poco más a la cita japonesa del próximo año.

Iker Sastre y Miguel Ángel Toledo. Fuente: Álvaro Díaz

La ausencia más destacada es la del coruñés Alberto Seoane, que no ha podido recuperarse a tiempo de una lesión en la rodilla. En las categorías para deportistas en silla de ruedas competirán Miguel Rodríguez y Roberto Eder Rodríguez (clase 3), Javier López Sayago (clase 4), así como Miguel Ángel Toledo e Íker Sastre (clase 2). El jugador bilbaíno está en un buen momento y viene de ganar dos metales en Chequia.

«Llegué a mi meta ya que saqué una plata individual y un bronce por equipos, así que el Europeo lo encaro con más confianza, determinación y con ganas de trabajar. Unos cuartos de final o las semifinales serían unos objetivos interesantes en individuales. Por equipos me gustaría luchar por una medalla junto a Miguel Ángel Toledo», asegura. El número uno del ranking mundial en clase 6, Álvaro Valera, confía en mostrar su mejor versión y morder su séptima medalla dorada europea.

«Es la competición de referencia este año, hemos tenido un verano intenso con una preparación exhaustiva y tras el Open de República Checa estamos analizando los errores que me hicieron perder la final, corregir algunos detalles técnicos y trazar la estrategia. Espero darme la revancha con el danés, número dos del mundo, que está jugando muy bien y se me está resistiendo. Estoy convencido de que, si hago mi juego, tengo capacidad de sobra para traerme el oro a casa y así me fortalecería a nivel de juego y sensaciones de cara a Tokio 2020», recalca el andaluz.