La selección española se impone por 3-1 a Francia con un doblete de Youssef el Haddaoui y un gol de Adolfo Acosta. Octavo título continental para ‘La Roja’.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Con su fútbol alegre, desinhibido y coral, la selección española de fútbol para ciegos ha interpretado su mejor partitura en Roma para conquistar el Europeo y recuperar así el trono continental. Ni la potente Francia ha podido con ‘La Roja’, que ha dejado su impronta en la ‘Ciudad Eterna’ tras completar un campeonato inmaculado que le permite levantar su octavo título y llevarse una plaza para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Un doblete de Youssef el Haddaoui y otro gol de Adolfo Acosta desarbolaron a una escuadra francesa aguerrida que acabó claudicando ante el nuevo ‘rey’ de Europa.

Ambos equipos salieron con intensidad y con un ritmo elevado en un intercambio de golpes, pero con balas de fogueo. Frederic Villeroux y Martin Baron no estuvieron finos en sus primeros disparos. Tampoco Antonio Martín ‘Niño’ en la otra orilla, con dos remates que se marcharon desviados. La batalla, muy física, estaba abierta con un juego directo y sin tregua. A los siete minutos, la pizarra de Jesús Bargueiras dio su rédito con el gol de Youssef el Haddaoui a balón parado. El delantero tarraconense sorprendió al portero con un golpeo potente y preciso ajustado al palo.

Niño durante una acción del partido. Fuente: Fispic

Francia no bajó los brazos, adelantó líneas y provocó la quinta falta de España con diez minutos por delante. La zaga española, con los gladiadores Iván López y Pablo Cantero al frente, daba dentelladas, negaba las líneas de pase y cortaba el vuelo a las dos referencias ofensivas del equipo francés, Babacar Niang y Villeroux, que merodeaban el área de Sergio Rodríguez, pero sin amenazar.

El esférico se encariñó a ratos con ‘La Roja’, que enhebró su juego vertical con transiciones rápidas llevando peligro sobre el balcón de Jeremy Sauffisseau. El guardameta galo mantuvo a los suyos en el partido tras realizar un par de intervenciones a ‘Niño’ y a Sergio Alamar. España había rozado el segundo, pero a falta de un minuto para el intermedio regaló un doble penalti y Francia no perdonó. Con un disparo raso Niang lograba el empate. Jarro de agua fría para los de Bargueiras, que tenían bien controlado el choque.

El gol pareció darle alas a la escuadra francesa, que salió de vestuarios más enchufada. Sergio Rodríguez hizo gala de sus reflejos felinos para evitar un par de veces el tanto de Villeroux. La selección española no se amilanó ante el empuje de Francia, sacó la cabeza de su guarida y volvió a golpear con fiereza a los cinco minutos de la reanudación.
Youssef el Haddaoui enseñó otra vez su voraz colmillo, porfió por un balón que parecía perdido, le robó la cartera al defensa, gambeteó y soltó un latigazo que se alió con la fortuna, ya qu