El joven madrileño bate el récord de España en tres ocasiones en la categoría de -49 kilos. Montse Alcoba y José Manuel Abud también logran plusmarca nacional.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Apoyado por dos muletas, con tesón, optimismo, osadía y carácter indómito, David Gómez no ha parado de superar límites y sortear obstáculos a través del deporte, su mejor medicina para combatir el síndrome de regresión caudal con el que nació y que le afectó a la médula y al crecimiento y movilidad de sus piernas. Ahora acaba de irrumpir con fuerzas en la halterofilia adaptada, batiendo en tres ocasiones el récord de España.

Este ‘todoterreno’ madrileño de 22 años ha brillado en la tarima del Pabellón La Habana Vieja, en Torrelavega (Cantabria), durante el campeonato nacional. Lleva desde abril entre discos, barras y magnesia, pero ya empieza a demostrar su potencial en esta disciplina. Se ha proclamado campeón de España en la categoría de -49 kilos superando con creces la anterior plusmarca nacional, que estaba fijada en 83 kilos.

David Gómez con el título de campeón de España.

En el primer intento alzó la barra hasta los 100 kilos. Cargado de confianza subió hasta 108 y volvió a realizar un levantamiento limpio. Y en el último alcanzó los 113 kilos, “una marca de nivel internacional”, ha asegurado el coordinador nacional de halterofilia, Domingo García. “Estoy muy emocionado con que salga gente como él. Ya era hora de que un aparezca un levantador español con ese nivel. Si ha hecho esto con pocos entrenamientos, imagínate lo que puede hacer en cuatro años”, ha explicado.

Óscar Sánchez, que también entrena a la extremeña Loida Zabala, es quien pule cada día a Gómez en las instalaciones del gimnasio Berserkers de Madrid. “No conocía esta disciplina, pero se me dio bien desde el primer día que agarré la barra levantando 80 kilos. Estoy muy contento, ha sido muy bonito porque hemos recogido los frutos de todo el trabajo. Cuando me dijeron que iba a competir le dije a mi entrenador que iba a por todas y he conseguido el objetivo. Estoy muy contento, pero quiero más”, ha confesado el deportista.

Su afán de superación, inquietud y ambición le han acompañado desde pequeño, gracias a los valores que le inculcaron sus padres. El deporte le ha ayudado a desenvolverse en la vida: “Voy con muletas por una enfermedad congénita, pero nunca ha supuesto una barrera en mi vida. He probado de todo, fútbol, natación, baloncesto en silla, tenis, golf, esquí alpino, piragüismo e incluso gimnasia artística”.

Este verano hizo historia en Valencia al convertirse en el primer gimnasta con discapacidad en disputar un campeonato de España. “Comencé este año y desde el primer momento me abrieron las puertas. Participé en la prueba de potro midiéndome a rivales como Néstor Abad, Rayderley Zapata o Adriá Vera”, ha recalcado este estudiante de INEF, que también ha tenido tiempo para participar en la Spartan Race.

El fútbol es su debilidad, pero por sus resultados